Hospitales se han convertido en “mataderos”: Obispo

A las muchachitas les hacen firmar un papel borroso para autorizar el aborto: Obispo

Hospitales públicos y privados se han convertido en “mataderos”; se practica el aborto discriminadamente, sólo se hace firmar a las mujeres, que en su mayoría son apenas adolescentes, un papel borroso donde autorizan los procedimientos quirúrgicos y no se hacen responsables de lo que pueda pasar, gracias a la llamada Ley Robles, cuestionó el obispo José María de la Torre Martín.

Comentó que hay médicos a los que ya se les olvidó el juramento hipocrático o hay quienes lo toman como “juramento hipócrita”; ven al nuevo ser como una bola de grasa, como algo que se puede desechar.

Consideró que es una responsabilidad social de nuestras autoridades el permitir que sucedan estos crímenes; las mujeres llegan como a un rastro, llegan con su botella de agua de dos litros (así se los piden) como a un desfiladero.

No se les explica lo que van a sufrir por asesinar a sus hijos, a todas esas mujeres que abortan, no les dan apoyo psicológico, porque para los nosocomios son un expediente más; refirió que manejan como 120 mil abortos, a la fecha.

Hay adolescentes a las que los papás las corren de su casa por estar embarazadas, el novio las deja porque no quieren hacerse responsables y las jovencitas se encuentran en un estado de desesperación, por lo que hay las que recurren al suicidio, cuando hay organismos de apoyo a estas víctimas; es precisamente en esos momentos, cuando más requieren del apoyo de la familia y de la sociedad en general.

Ejemplificó que si un perro muerde a una persona, los dueños se hacen cargo de los gastos médicos, entonces si un muchacho embaraza a una muchacha, debe hacerse él o los padres de éste, responsables por la criatura, en vez de pagarles el aborto; hay más compasión para un animal, que para un humano.

El Pastor también habló de la Carta Pastoral que emitió el Papa Francisco, sobre el Amor y la Familia; comentó que a pesar de las numerosas señales de la crisis del matrimonio, el deseo de la familia permanece vivo, afortunadamente.

El Papa Francisco y sus antecesores reconocen la complejidad de la vida familiar moderna, pero se acentúa mucho más la necesidad de que la Iglesia y sus ministros, estén cerca de las personas sin importar la situación en que se encuentren o lo alejados que puedan estar de la Iglesia, de ahí la importancia de la exhortación al acompañamiento.

En la reciente visita pastoral que el Papa hizo, vio gente que sufre, él sabe de los retos y los problemas de las familias: falta de trabajo, hostilidad a una vida nueva, violencia, drogas, la migración, etc., pero también anota una lista todavía más larga de esfuerzos positivos para ayudar a la familia, virtudes como la paciencia, la generosidad, la esperanza, la solidaridad, el perdón y la fuerza espiritual ante la adversidad.