Honremos el don de la paternidad

Los papás, también merecen ser festejados, no solamente las mamás; los padres también son un pilar fundamental de la familia, aunque por razones emotivas las madres son más conmemoradas.

Ser padre es una de las experiencias más maravillosas que tiene el ser humano en la vida, pues a través del don de la paternidad, se es capaz de dar vida e influir en gran medida en la educación de los hijos y en su bienestar.

En México celebramos el Día del Padre el tercer domingo de junio, de ahí el reconocimiento especial a todos los padres de familia que con responsabilidad y amor engendran en la educación y en la felicidad a sus hijos.

En este día honramos el don de la paternidad y tomamos como modelo y ejemplo a San José, varón justo, prudente, callado, trabajador, hombre de fe y cabeza de familia que supo custodiar a la Sagrada Familia de Nazaret.

Como él, todo padre está llamado a velar por la integridad de su familia y de sus hijos, sobre todo en los momentos de dificultad y de peligro.

El obispo José María de la Torre Martín invitó a reflexionar sobre su papel en la familia, a analizar la calidad del tiempo que dedican a jugar con sus hijos, la comunicación que tienen con ellos y la manera en que impulsan sus cualidades y dones.

“Eduquen a sus hijos con amor, cuiden de ellos y sacrifiquen sus intereses personales por el bienestar de la familia”; les recordó que los domingos son días para convivir en familia, por lo que deben dejar todos sus compromisos sociales para estar con sus hijos, los cuales no sólo deben valorar a sus padres en este día; todo el tiempo les deben demostrar su cariño, afecto, amor y gratitud por el don de la vida. El respeto hacia ellos será el distintivo que caracterice a un buen hijo.

Coincidió con su homólogo Carlos Garfias Merlos, en que la familia unida, da más seguridad y paz al estado y a la nación en general.