Debe cambiar el concepto que se tiene de la madre como única responsable del cuidado de los hijos. Aurelio Coronado Mares, presidente del Colegio de Psicólogos, sostuvo que en los últimos años desde esta especialidad se ha planteado que el rol de la madre debe ser el de una figura más en el conjunto de las partes involucradas en la formación de los niños, pues “lamentablemente todavía vivimos en una sociedad muy machista, en la que se ensalzan las virtudes de entrega incondicional de la madres”.
Apuntó que este tipo de actitudes sólo contribuyen a mantener el status quo de la figura de la mujer que se hace cargo de los hijos, en lugar de promover que el padre también participe, cuando las últimas investigaciones psicológicas sostienen que no se le tiene que cargar toda la responsabilidad de cuidado de los hijos a la mamá.
Coronado Mares indicó que cargarle toda la responsabilidad a la mujer aumenta el riesgo de que sufran estrés y de que se presente maltrato infantil, esto, al no haber figuras de apoyo que las estén asistiendo en el cuidado de los menores, por lo que, en la sociedad se debe empezar a reflexionar sobre la actual figura incondicional de la madre y cambiarla por una figura de apoyo para los hijos, pues su cuidado es una labor en la cual tiene que ayudar no sólo el padre, sino que también es importante la asistencia del estado y de la comunidad, “porque no podemos dejar sola a una persona que cría un niño, pues ello implica muchos problemas”.
Detalló que la percepción de la madre como pilar del cuidado de los hijos es una herencia histórica, “pues es común hablar de la madre como la única que se preocupa por los hijos, y sí, ha cumplido con esa figura pero ya no podemos dejar que exista eso por nuestro descuido (…) en otros países hay leyes en donde, a las madres, cuando tienen un bebé, se les dan permisos de trabajo hasta por un año para que se encargue de su hijo, y se le brinda asistencia en estas labores, acá no hay políticas públicas en este sentido”.
Finalmente, el presidente del Colegio de Psicólogos precisó que restarle responsabilidades a la mujer en el cuidado de los hijos no traería consecuencias negativas en su desarrollo y formación, “pues la ciencia actual señala que el niño puede tener apego tanto a una figura femenina como a una masculina, además de que es capaz de tener múltiples apegos”.

Compartir
Artículo anteriorMamá ejemplar
Artículo siguienteNo se olvida…