Al momento de manipular un revólver, un adolescente se le disparó e hirió en el rostro a uno de sus primos que le acompañaba, quien hasta la madrugada de hoy se debatía entre la vida y la muerte.
El que se encuentra agonizante en el Hospital Hidalgo, a donde fue trasladado tras recibir un balazo en el rostro, es el adolescente Juan Antonio, de 14 años.
Mientras tanto, el que lo hirió de manera accidental es su primo Adrián, también de 14 años, quien fue detenido por policías preventivos de Calvillo y lo pusieron a disposición del agente del Ministerio Público de Hospitales.
La tragedia se registró el sábado aproximadamente a las 21:00 horas, en el interior de una vivienda ubicada en la calle Leona Vicario, en el poblado de Mesa Grande, municipio de Calvillo.
En una de las habitaciones se encontraban los adolescentes Adrián y Juan Antonio, cuando en determinado momento, el primero de ellos le mostró a su primo una pistola tipo revólver calibre .38, propiedad de su progenitor.
Pero al momento de estar manipulando el arma de fuego, repentinamente se le disparó de manera accidental y le dio un balazo a su primo en pleno rostro.
Juan Antonio cayó fulminado y quedó con su cara llena de sangre. De inmediato, el asustado Adrián dio aviso a sus familiares de lo ocurrido.
Al lugar de los hechos llegaron minutos después varias patrullas de la Policía Preventiva de Calvillo y una ambulancia del ISSEA.
Los paramédicos encontraron en situación crítica a Juan Antonio, por lo que de inmediato lo trasladaron a recibir atención médica al Hospital General de Calvillo.
Por su parte, Adrián fue detenido por los policías preventivos, quienes lo pusieron a disposición del agente del MP de Hospitales.
A la escena de los hechos llegaron agentes del Grupo Exterior “Calvillo” de la PME a realizar las investigaciones correspondientes, así como peritos de la Dirección de Investigación Pericial, quienes hicieron el aseguramiento del revólver.
Debido a la gravedad de la lesión que presentaba en el cráneo Juan Antonio, fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Hidalgo, donde hasta la madrugada de hoy seguía luchando por su vida.
Cabe destacar, que durante la noche del domingo el adolescente Adrián fue dejado en libertad, después de que familiares de Juan Antonio otorgaron el perdón, ya que coincidieron en señalar que todo se originó por un accidente.