Buscan instaurar el instrumento llamado “Hipoteca Inversa” que en algunos casos, serviría para mejorar las condiciones económicas y de vida de personas de la tercera edad que cuenten con una vivienda.
La medida, aunque costosa, consiste en que una persona mayor de 65 años que tenga una propiedad, contrate el servicio de Hipoteca Inversa, que no es otra cosa que la venta de su inmueble por el cual recibirá el 60% del valor a través de pagos mensuales que le hará el banco hasta por 10 años, y una vez que el titular fallezca, el banco toma posesión del inmueble, indicó Gerardo Sánchez Herrera, especialista en finanzas.
Estamos hablando de personas que han trabajado toda su vida, que ya tienen su casa, pero que requieren de aumentar sus ingresos porque sus pensiones no les alcanzan.
Una vez contratado el servicio, el banco les otorga el 60% del valor del inmueble, pero se los va pagando al pensionado cada mes, así hasta ajustar en 10 años el pago total del 60%.
Si la persona aún vive una vez que se cumplan los 10 años, el banco tendrá que esperar hasta que el titular de este instrumento fallezca para entonces tomar posesión del inmueble en propiedad 100 % para el banco.
Este instrumento aún no ha sido aprobado para su aplicación en todo el país, sólo en ciudades como la de México, se hicieron modificaciones locales al marco legal con el fin de apoyar la calidad de vida de los jubilados mexicanos y contribuir a mejorar su pensión mensual; la Comisión Nacional de Vivienda, ha hecho estudios para determinar su factibilidad, pero hasta el momento solo hay casos aislados.
Tras pronunciarse a favor de este instrumento, Sánchez Herrera dijo que hay miles de pensionados mexicanos que reciben muy poca pensión y que una alternativa de esta naturaleza, podría hacer la diferencia entre vivir con calidad de vida o no.
Asimismo, dijo, que la Comisión Nacional de Vivienda ya está trabajando con algunos desarrolladores para construir casas con adaptaciones para personas mayores de edad.