Hillary, Trump y la ciudadanía lúcida

Por Jesús Alejandro Aizpuru Zacarías

El pasado lunes se llevó a cabo el primer debate entre los aspirantes a la Presidencia de los Estados Unidos. Pudimos ver a una Hillary, elocuente, preparada y con experiencia en los diferentes temas que se abordaron. Por otro lado Donald Trump se mostró carente de propuestas, evasivo ante los cuestionamientos directos, y simplón en temas complejos.
El debate sin duda mostró a una candidata que tiene lo necesario para ser Presidenta; de igual forma, dejó al descubierto a Trump, que no es otra cosa más que un showman; atendiendo a esto, al menos en teoría, la candidata demócrata no tendría problema en derrotar en los comicios a Donald Trump, sin embargo, las últimas encuestas hasta antes del debate prácticamente ponían empatados a los dos candidatos, seguramente las encuestas de esta semana, posicionarán a Hillary de uno a tres puntos por encima de su contrincante, algo que no es suficiente para decirle adiós a Trump.
Trump se mostró racista y misógino, mientras que la Secretaria Clinton dio gala de su experiencia en materia de seguridad y relaciones internacionales, mandando un mensaje al mundo entero de que Estados Unidos es un país que cumple con sus acuerdos.
Para muchos de nosotros es evidente que quien tiene las capacidades y aptitudes para ganar la Presidencia es Hillary Clinton, sin embargo, para el electorado norteamericano esto parece no ser tan claro. Recordemos que aproximadamente una cuarta parte de la población de bajos recursos y poca educación cree en el discurso fantasioso y de “soluciones mágicas” que vende Trump.
Esa gran parte de la población estadounidense que ha sido permeada por el demagógico discurso del candidato republicano, es sin duda, el reflejo de los fracasos de la democracia actual.
Los gobiernos han sido incapaces de formar ciudadanos críticos, por el contrario, han mantenido relegados a muchos grupos, los cuales se siente defraudados, y a su vez indignados ante los “privilegios” de los que gozan muchos otros, es por ello que cuando las circunstancias son adversas y los políticos han sido incapaces de presentar soluciones a la problemática, personajes como Trump se elevan como la espuma, ya que ofrecen una opción para aquellos que se sienten olvidados por sus gobiernos, es decir, en la medida que los gobiernos fracasan e incumplen con sus deberes, más personajes mesiánicos aparecen, ejemplos de esto los tenemos en México y muchos.
En la medida que las democracias sean capaces de formar ciudadanos lúcidos, será más difícil que personajes salidos de un Reality Show vengan a gobernarnos, claro, esto se dará cuando los gobiernos sean capaces de cumplir con sus obligaciones, dando respuesta a la problemática social que se presente, de lo contrario personajes como Trump, Cuauhtémoc Blanco, Carmen Salinas entre otros, serán vistos como una verdadera opción de cambio y serán ellos quienes tomen las decisiones y rumbo de las naciones.
Como es costumbre agradezco el favor de su lectura y los espero una vez más, la próxima semana.