Silvia Guerra

Los zapatos de tacón son algo seguro en el guardarropa de una mujer, ayudan a estilizar nuestras piernas, a que nuestra figura se alargue y que la imagen que proyectemos sea de elegancia; además, son un símbolo de sensualidad y coquetería, artífices de miradas furtivas del sexo opuesto.

Éstos son muy versátiles ya que encajan en muchos estilos de vida y tipos de trabajo, así que por esta razón y por ayudarnos a estilizar nuestra imagen, son tan socorridos.

Dice un dicho por ahí que “La belleza cuesta” y pues sí, las mujeres estamos dispuestas a hacer y aguantar lo que sea con tal de vernos bellas. Pero tanta belleza tiene sus riesgos…

De acuerdo a datos proporcionados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el 70% de las mujeres entre 20 y 60 años utiliza tacones; el 75% de los derechohabientes del IMSS que acuden a atención, presentan problemas en rodillas, caderas y columna debido al uso de tacones. En realidad, si nos ponemos a pensar, estos números son alarmantes.

PRINCIPALES LESIONES POR PORTAR ZAPATOS DE TACÓN ALTO

  • Dedos de garra o de martillo.

Hay riesgo de deformidad permanente de los dedos, algo similar a una garra; éstos adoptan formas inusuales y después de un tiempo se vuelve doloroso moverlos.

  • Desviaciones de tobillo.

El tobillo puede verse afectado de manera crónica debido a los esguinces producidos por la facilidad con la que el tacón puede ocasionar torsión o caída.

  • Lumbalgia o desviación de columna.

Constantes dolores en la zona lumbar y del cuello debidos a la postura forzada que asume el cuerpo al caminar con tacones; con esta postura, la alineación natural de las vértebras se pierde.

  • Várices.

Las venas se ven afectadas en su circulación por la postura forzada del pie.

  • Juanetes o dedos de martillo.

El uso de tacones ocasiona una desviación del dedo gordo del pie como consecuencia de la mala postura de los dedos.

Se afecta el tendón de Aquiles debido a que los músculos de la pantorrilla, que están conectados a este tendón, hacen un mayor esfuerzo al caminar con las puntas de los pies; el movimiento de estos músculos se contraen anormalmente pudiendo desencadenar una inflamación muscular severa.

El apoyo del pie normalmente se distribuye entre talón y antepié; cuando se utiliza un tacón de 2 cm, este apoyo recae 50% en el talón y el otro 50% en el antepié; al utilizar tacones más altos el apoyo se va modificando, modificando consigo la postura del cuerpo y sus huesos.

Pero no te asustes, todo se puede remediar en aras de la belleza…

Obviamente lo más recomendable sería utilizar tacones de sólo 3 cm de altura, pero en muchos casos ni es posible o no es deseado; así que por favor revisa bien tu calzado y asegúrate que sea el adecuado para ti. No vale la pena dañar tu cuerpo por no seguir unos simples y sencillos pasos de seguridad.

No quieras verte bien a expensas de la salud de tu cuerpo, haz compras inteligentes para que además de verte hermosa, tus huesos no sufran.

El Poder de tu Imagen.

silvia@consultoriadeimagen.com.mx