A la comunidad católica han ingresado los hermanos, César Mariano y Maximiliano Salazar Valadés al recibir los sacramentos de la eucaristía y bautismo, respectivamente, en la capilla del Sagrado Corazón de Jesús (Fresnos).
Con profunda entrega, los papás y padrinos de ambos pequeños, arribaron al recinto sagrado para ser partícipes de la santa misa, durante la cual César Mariano tomó de la mano del representante de Cristo, su cuerpo y su sangre, representados en la hostia y el vino benditos.
El niño, con gran amor y respeto, se postró frente al padre celestial y oró en señal de agradecimiento por tan importante momento de su vida.
Posteriormente, la pila bautismal fue preparada una vez que la celebración eucarística concluyó y luego del rito, el pequeño Maximiliano en brazos de sus padrinos, fue rociado con el agua bendita, convirtiéndolo en hijo de Dios.
Ambos consanguíneos ingresaron al círculo de la fe, mismo que recorrerán guiados por la mano y el buen ejemplo de sus padres y por supuesto de sus padrinos.