Analine Cedillo
Agencia Reforma

ARROYO SECO, Querétaro.- Llegar a este refugio serrano implica dejar de ser huésped y convertirse en miembro de una singular hermandad.
Vestidos con hábitos color café oscuro y sandalias, al estilo de los frailes franciscanos, los Hermanos de la Luz reciben a los viajeros en lo que parece la recepción del hotel. La confusión se hace presente.
El grupo lleva más de tres horas por las carreteras serpenteantes de la Sierra Gorda queretana. El cansancio ha vencido a más de uno, pero los convincentes saludos -¡Buenas noches, hermanos, hermanas!-, no dejan duda del tono que tendrá la experiencia en el Misión Concá.
Situado en las instalaciones de una ex hacienda azucarera, en el municipio de Arroyo Seco, este es uno de los dos alojamientos temáticos del grupo hotelero Misión.
Un conjunto de actores y el personal del hotel (desde la gerente, hasta los meseros del restaurante), están vestidos como monjes o como indígenas pame. Con humor, desde 2013 se encargan de transportar a los viajeros al tiempo de Fray Junípero Serra (1713-1784).
“La idea es demostrar la unión que hubo entre los franciscanos y los pame, la única etnia que quiso hacer alianza con los franciscanos”, explica Margarita González, gerente del hotel.
Fray Junípero, canonizado por el Papa Francisco en 2015, encabezó una misión evangelizadora en la Sierra Gorda a mediados del siglo 18.
Como parte de su labor en México construyó las cinco misiones franciscanas, iglesias que actualmente forman parte de la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO: San Miguel Concá (situada a 15 minutos del hotel); Santiago de Jalpan, Santa María del Agua de Landa de Matamoros, San Francisco del Valle de Tilaco, y la misión de Nuestra Señora del Valle de la Luz de Tancoyol.

En santa paz
En el refectorio, como se llama al restaurante de Misión Concá, antes de cada comida los Hermanos de la Luz acostumbran recitar oraciones graciosas. Durante el día, guían recorridos por la ex hacienda, donde hay 48 aposentos o habitaciones, y por las noches organizan fogatas con sesiones de comedia stand-up.
Lo suyo son los chistes blancos, que puedan entender toda la familia.
“No nos dirigimos hacia ninguna línea religiosa, no hacemos ninguna seña, ni ningún símbolo religioso”, aclara Ramsés Martínez, actor, mejor conocido entre la congregación como el hermano Agrícolo.
Por medio del juego, de temascales nocturnos, masajes, mascarillas de arcilla, y sesiones en las que se combinan estiramientos y meditación, se busca que los “hermanos” y “hermanas” rompan con la rutina y se regalen un tiempo para estar con sí mismos.
“Siempre llegan con una carga muy fuerte de estrés, y en el momento en el que se les empieza a tratar como ‘hermano’, en el momento en el que se entra a este juego o convención de ficción, de que están en un monasterio, su percepción del espacio les cambia y esto los relaja mucho”, asegura el hermano Agrícolo.
Además del humor, en la relajación de los “hermanos”, los paisajes y la naturaleza tiene un papel estelar, pues dentro de la hacienda hay un manantial, decenas de árboles verdes, helechos y flores.

CÓMO LLEGAR
Desde Guadalajara se puede llegar por carretera al municipio de Arroyo seco en un trayecto de aproximadamente seis horas. Otra opción es volar a la ciudad de Querétaro y rentar un auto para recorrer la Sierra Gorda; desde ahí, el hotel Misión Concá está a unas 4 horas.

CUÁNDO IR
La Sierra Gorda se puede visitar todo el año. Octubre y noviembre son ideales porque ya pasó la época de lluvias y no hace tanto calor. La temperatura promedio es de unos 33 grados centígrados y el clima semiselvático tropical.

DÓNDE DORMIR
Hotel Misión Concá. El hotel temático consta de 48 habitaciones dentro de una ex hacienda azucarera. Está a unos 15 minutos en auto de la misión San Miguel Concá. Desde 757 pesos por noche para dos personas.

UN CONSEJO
Para el trayecto desde casa hacia la Sierra Gorda es recomendable llevar pastillas contra el mareo.

MÁS INFORMACIÓN
www.hotelesmision.com.mx/queretaro_conka.php
www.queretaro.travel