Por regla general, al hablarse de heredar, los ojos brillan de emoción cuando se menciona a los elegidos, ya que la más de las veces cambia su vida, pero en el caso del Ayuntamiento de Aguascalientes tal vez no sea el caso, porque la actual administración dejará obras inconclusas, 15 fraccionamientos sin municipalizar y más de 300 proyectos de obras.

De manera virtual se dicta a la alcaldesa electa Teresa Jiménez la política que debe seguir en esos renglones, cuando lo correcto es entregar escritorios y expedientes limpios y sea ella y sus colaboradores los que se encarguen de establecer las acciones a seguir.

A seis semanas de que concluya el trienio que encabeza Juan Antonio Martín del Campo se inician programas de construcción, que de antemano anuncian serán terminadas hasta el año próximo, lo que por asepsia política debieron dejarse que la siguiente sea quien se encargue de hacerlo y no que la obliguen a terminarlos.

Del mismo modo, al cuarto para las doce la Secretaría de Desarrollo Municipal evalúa qué hacer para lograr la municipalización de 15 fraccionamientos, la mitad de ellos hasta con  20 o 25 años de antigüedad, presuntamente porque no hay representantes legales, sin embargo los vecinos de esos lugares tienen los mismos derechos que los demás habitantes de la ciudad capital, ya que pagan predial y el controvertido Derecho de Alumbrado Público (DAP), consecuentemente deben recibir la atención que corresponde en materia de servicios y no es así, con el argumento que no han sido entregados a la autoridad municipal.

En otros tiempos se alegaba que no recibían atención porque eran colonias “perdidas”, o que la empresa inmobiliaria no había concluido la venta o entrega de las viviendas, mientras tanto las familias padecían toda clase de carencias, como agua entubada, energía eléctrica en la vía pública, recolección de basura y vigilancia, entre otras necesidades.

Se desconoce si el actual titular de la Secretaría de Obras Públicas, Humberto Cruz Hernández, continuará en el cargo, porque su plan de trabajo va más allá de 2016, al tener previstas 300 obras que significan una inversión de 600 millones de pesos, de las cuales 80% tendrán lugar en la ciudad y el otro 20% en comunidades rurales.

La disculpa para que no se hicieran estos trabajos, a decir de Cruz Hernández, es porque se solicitó el financiamiento, “pero lamentablemente no se liberó el recurso correspondiente”, por lo que se le deja al gobierno de Teresa Jiménez que los lleve a cabo, para ello debe hacer el trámite financiero ante la Federación.

En el paquete de obras que se transmiten está la renovación total de los pavimentos de las vialidades localizadas a la salida a México y Calvillo, así como el boulevard Juan Pablo II, la avenida Héroe de Nacozari y varios tramos del tercer anillo de circunvalación, además comprende la edificación de parques y jardines, e infraestructura deportiva y cultural.

Es factible que cada una de las obras sea necesaria y por eso fueron incluidas, y también es dable que la próxima administración las considere en su programa general, lo que sale del libreto es que sin decoro alguno se le indique lo que tiene que hacer, como hacerlo y con quién tramitar el dinero, como si los sucesores fueran una oficialía de partes.

.

OCASO IMPLACABLE

Origen y final de cualquier administración pública debería de ser por igual un motivo de orgullo, que con la misma solidez y confianza que se inicia se debe concluir, pero muchas veces se cree que el tiempo es infinito y cuando menos se piensa es el momento de liar los bártulos y es entonces que salen los chipotes aquí y allá.

Como ocurre en otras partes de la República, en Aguascalientes les llegó el aviso a los once presidentes municipales que deben consumo de energía eléctrica, por una suma cercana a los 15 millones y medio de pesos, aunque aquí no ha ocurrido lo que en otros lugares donde suspenden el servicio hasta que hagan la aportación total.

Parte de la culpa la tiene la Comisión Federal de Electricidad (CFE) al tolerar que se acumule el adeudo – algo que no permite a empresarios y particulares -, no obstante es mayor la responsabilidad de los tesoreros o secretarios de finanzas, que no cubrieron algo tan elemental como es ese servicio y que luego mete en un brete a su jefe, al ser el responsable directo.

La misma CFE pudo haber cobrado al gobierno de la ciudad capital, con sólo retener la parte que le corresponde del DAP, que representa el 10% sobre lo que el usuario paga por el consumo en su hogar, el  negocio, la oficina, empresa, etc., y se impone a través del recibo de luz.

Por una razón lógica, el Ayuntamiento capitalino tiene mayor consumo y probablemente sea el motivo para que registre un débito mayor, de 9 millones 941 mil 920 pesos, lo que no es un atenuante porque es el que tiene mayores ingresos; le sigue Pabellón de Arteaga con un millón 225 mil pesos, Rincón de Romos 884 mil 208, Jesús María 723 mil 341, Asientos 672 mil 181, Calvillo 407 mil, San Francisco de los Romo 599 mil, El Llano 415 mil 276, San José de Gracia 396 mil 022, Tepezalá 94 mil 635 y Cosío 8 mil 566 pesos.

Son compromisos que debe cubrir antes del 31 de diciembre y en caso de no hacerlo a la siguiente administración le exigirán que cumpla esta obligación, por lo que es ineludible que lo hagan puesto que el gasto ha sido previsto en el Presupuesto de Egresos.

Que no ocurra lo que actualmente enfrenta el gobierno municipal de Aguascalientes, que debe pagar 30 millones de pesos a un particular, afectado en un terreno de su propiedad por una obra que se llevó a cabo en el trienio de Ricardo Magdaleno, de lo que han pasado casi 15 años y es ahora cuando salió la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la cual fija la obligación del que está al frente del Ayuntamiento de entregar esa cantidad y de no hacerlo afrontaría un juicio por desacato.

A ninguno de los once nuevos alcaldes les gustaría empezar con una deuda, por lo que una vez que la Dirección de Operación de la Comisión Federal de Electricidad hizo pública esa falta deberá subsanarse a la mayor brevedad.

Aún cuando sean del mismo partido del que se va, cada quien es responsable de sus actos y con mayor razón si son de procedencias políticas diferentes, como sucede en Pabellón de Arteaga, donde el electo ha señalado que investigará cada una de las dependencias para determinar en qué condiciones operan y hoy sabe, con total certeza, que de energía se debe un millón 225 mil pesos y que de no liquidarse antes de concluir el año él tendrá que efectuarlo.

.

SEÑAL FUTURISTA

La propuesta de Humberto Plancarte Alvarado, presidente de la Comisión de Sustentabilidad de la Coparmex, de que podría utilizarse agua de la Presa Plutarco Elías Calles para atender las necesidades de la ciudad de Aguascalientes vuelve a poner sobre la mesa qué es más importante: producir alimentos o solucionar la demanda ciudadana. Es un asunto que se ha planteado en otros foros y a lo que se oponen los agricultores que utilizan el vaso para cultivar sus tierras. Es un problema que en algún momento se va a presentar y que tiene su origen en los estudios que han hecho expertos nacionales y extranjeros sobre el agravamiento de las fuentes de agua potable a nivel mundial. Los mantos subterráneos se reducen y por lo mismo la perforación de los pozos se hace a más profundidad, sin embargo el crecimiento poblacional registra una insuficiencia que obliga a realizar estudios más a fondo para evitar que se llegue al extremo de eliminar extensiones de cultivo, lo que por otra parte traería una dificultad igual de difícil, al hacer más dependientes a las naciones de aquellas que sí estén en posibilidades de cultivar los alimentos.