El séptimo de los sacramentos fue acogido para toda la vida por Patricia Rosales Ojeda y Héctor Muñoz López Velarde, conformando así una nueva familia católica.
La ceremonia religiosa se llevó a cabo en el templo de San Antonio de Padua, enmarcando la marcha nupcial, en la que destacó la presencia de Fernando Muñoz Jiménez y Graciela López Velarde Pasillas, así como Víctor Rosales, padres de los contrayentes, a quienes llevaron hacia el altar colmándolos de su bendición.
Con cálidas palabras, el oficiante dirigió su homilía a la pareja, para dotarla de buenos consejos para su futuro venidero. Entre los mensajes que brindó con cariño, resaltó el de amarse toda la vida como si fuera el primer día, que será dentro de su hogar donde buscarán la santidad, alabando a Dios y hacer de él el principal pilar de su familia.
El acompañamiento de sus seres queridos se prolongó hasta el festejo que sostuvieron en el Rancho Medio Kilo, mismo que agradecieron con inmensa felicidad.