Héctor Gabriel e Iván Hernández cortan oreja

Por FRANCISCO VARGAS M.

Los jóvenes novilleros Héctor Gabriel e Iván Hernández, al cortar una oreja, respectivamente, se alzaron como los triunfadores de la primera novillada de la segunda fase del certamen“Descubriendo un Torero”, que se lleva a cabo en la Plaza Arroyo.
Ante tres cuartos de entrada se jugaron tres novillos de la ganadería de D´Guadiana que hicieron primero, segundo (palmas en el arrastre) y tercero; así como uno de El Vergel que fue el cuarto del festejo “Queretano”, número 174 con 368 kilos, mismo que el jurado calificador lo consideró como el mejor de la novillada. Todos ellos cumplieron en varas y fueron manejables en su conjunto.
Jorge Salvatierra de blanco y azabache, abrió plaza con “Caporal” de D´Guadiana, con el cual estuvo breve con capa; mientras que con muleta se vio entendido logrando buenas tandas por ambos pitones. Estocada efectiva para ser ovacionado.
Héctor Gabriel ataviado de celeste y oro, recibió a “Carbonero” también de la dehesa zacatecana de D´Guadiana, con cadenciosas verónicas, siendo picado de manera efectiva y vistosa por César Morales. Con sarga ante este burel que tuvo bravura y calidad, el poblano no lo entendió del todo haciendo una faena entre altibajos, logrando buenos pases y series cuando se ajustó y puso en la distancia correcta. Pinchazo y estocada para petición de oreja que le fue concedida.
Ulises Sánchez también de celeste y oro, con “Chiquis” otro novillo manejable de la dehesa de D´Guadiana, estuvo lucido con capa y banderillas; mientras que con muleta hizo una faena que fue de más a menos. Lamentablemente estuvo muy errático con la espada escuchando los tres avisos y con ello regresó vivo a los corrales el burel.
El aguascalentense Iván Hernández de malva y plata, ante el novillo de El Vergel demostró actitud y ambición. Con capa jugó los brazos por ambos lados y después de un buen puyazo de Carlos Domínguez, realizó un ajustado quite por tafalleras. Ya con sarga fue prendido, resultando la taleguilla rota del punto en el glúteo derecho hasta la cintura. Sin verse la ropa se levantó y cuajó emotivas series por ambos pitones, que el respetable le reconoció. Al entrar a matar, la espada quedó baja, no obstante él publicó le pidió al juez Gilberto Ruiz Torres le concediera la oreja misma que le otorgó.
Dentro de las incidencias el banderillero Christian Sánchez saludó en el tercio, lucirse en el segundo tercio.