Como cada año el Niños Dios recibe toda clase de peticiones que llevan implícitamente el deseo ferviente que ocurra, situación que lo mete en un aprieto cuando la pretensión es la misma y ésta no se puede dividir ni compartir, que – seguramente – lo obliga a dejar que las fortalezas y debilidades de cada quien se encarguen de dar la respuesta.

Si sólo fueran niños y niñas que piden juguetes, o jóvenes que esperan una computadora o cualquier otro aparato electrónico, no habría ningún problema, pero tratándose de los adultos surge el dilema de qué hacer.

De ninguna manera es una tarea fácil responder a los que quieren la gubernatura, una alcaldía o una diputación, ya que todos creen tener los merecimientos suficientes para recibirla pero sólo unos cuantos serán los favorecidos.

En este sentido ya redactaron sus cartitas Lorena Martínez, Miguel Romo Medina, Martín Orozco, Fernando Herrera y Juan Antonio Martín del Campo. Cada uno pondera sus cualidades y le recuerda al Dios Niño lo mucho que han hecho para merecer la silla principal. Reiteran que los aguascalentenses merecen alguien responsable, comprometido, cumplidor y con la suficiente experiencia, por lo que esperan que tome en cuenta que poseen todos estos atributos.

En el mismo sentido han redactado sus misivas los que andan en busca de las 11 alcaldías y las 27 diputaciones, aunque con mayor ahínco quienes van tras las diputaciones y regidurías “plurinominales” al significar un esfuerzo menor en lo corporal, mental y económico.

Junto con todos los aspirantes hay un ejército de colaboradores, conocidos y familiares que también le entran con fe a las rogativas, porque de como le vaya a su personaje será su propio futuro, de ahí que incluyen en el escrito que serán más compasivos y magnánimos con el prójimo.

Todo sea porque se haga realidad lo que anhelan y que no es poca cosa, en su mayoría saben que su momento y si no es ahora difícilmente habrá otra oportunidad, por lo que confían que en cuestión de semanas les llegue el anuncio que aparecerán en las boletas de junio.

Aunque sabe que no irá a una tienta ni a un rodeo o un día de campo Gabriel Espinosa hizo lo propio, confiado que al haberse emancipado le da una aureola de ser diferente, para ello no cesa en sus recorridos por colonias y comunidades y las clásicas reuniones de “amigos”, en donde se definen estrategias para lo que está por venir. Es el único “apartidista” que ha dado un paso al frente, aunque dos o tres más les mueve el gusanito por la presidencia municipal de Aguascalientes o una diputación.

Otros que ya enviaron por correo electrónico sus epístolas son los líderes de partidos. En el caso del Revolucionario Institucional quieren que los saque del atolladero en que han caído y que les refrende los cargos que tienen, mientras que en Acción Nacional se encomiendan para que les devuelva la gubernatura y permita darle otra tunda a los tricolores. Los demás partidos solicitan que salgan bien librados de las coaliciones porque en esto juegan la pitanza.

Las neuronas trabajan a todo lo que da y le han dado una aporreada tremenda a las teclas, pero todo sea porque se cumpla lo que esperan, nada del otro mundo y al mismo tiempo tan difícil cuando son demasiados los avispados.

Por encima de todos está Juan Pueblo, que también presenta sus demandas, aunque se concreta en pedir que le de la sabiduría necesaria para saber escoger a los candidatos idóneos, que su voto sea respetado y los elegidos satisfagan sus anhelos. Nada complicado lo que espera y que ojalá se cumpla a plenitud.

En resumen, es tiempo de esperanzas y postulaciones, de dejar en manos de Él lo que crea conveniente y considerar que tal vez no se cumpla lo que más se pretende, pero esto no significa que todo está terminado, por el contrario, es un paso más en la vida y a seguir caminando.

GOBIERNO DE 70 MESES

El próximo gobernador de Aguascalientes estará en funciones dos meses menos de lo acostumbrado, al igual que los diputados, en tanto los presidentes municipales serán dos meses y medio, aunque en ambos casos pueden aspirar a una reelección consecutiva.

Mientras que los partidos organizan las elecciones de sus candidatos, se debe tener en cuenta que los vencedores en los comicios del 5 de junio no harán el recorrido completo en los cargos que ocupen, tal como se conoce hoy, en función de las reformas a la Constitución Política del Estado de Aguascalientes difundidas en el Periódico Oficial el 28 de julio de 2014.

Se establece que “El Gobernador del Estado que resulte electo en la elección constitucional del año 2016, iniciará sus funciones el 1º de diciembre de ese mismo año y concluirá su período constitucional el 30 de septiembre de 2022, y el que resulte electo en la elección constitucional del año 2022, iniciará sus funciones el 1º de octubre de ese año y concluirá su período constitucional el 30 de septiembre de 2027”.

De igual manera, los diputados que obtengan el triunfo en la elección constitucional de 2016, “iniciarán funciones el 15 de noviembre del mismo año, y concluirán su período constitucional el 14 de septiembre del año 2018, los cuales tendrán derecho a la reelección consecutiva por un período más. La Legislatura electa en el año 2018 iniciará sus funciones el 15 de septiembre del mismo año”.

En cuanto a los presidentes municipales, regidores y síndicos que obtengan la victoria en la elección de 2016, “iniciarán sus funciones el 1º de enero de 2017 y concluirán su período constitucional el 14 de octubre del año 2019, los cuales tendrán derecho a la reelección consecutiva por un período más; y los electos en el año 2019 iniciarán sus funciones el 15 de octubre de ese mismo año y concluirán su período constitucional el 14 de octubre de 2021”.

De lo descrito destaca el hecho que el próximo mandatario estatal verá acortado su período, lo que no obsta para que cumpla con todos los compromisos que asuma en la campaña, por lo que aún cuando parezca mínimo 60 días menos tiene que hacer ajustes y así dar respuesta a lo que esperan los ciudadanos.

Caso contrario se vivirá con los nuevos presidentes municipales y diputados locales, puesto que aún cuando también verán disminuido su tiempo podrán seguir otro período, con lo que cambia diametralmente la vida política del estado, porque habrá quienes continúen otros tres años y con esto cierra parcialmente el paso a otras opciones.

Lo interesante de la reelección de alcaldes es que obligará a que tengan una buena actuación, porque de ello obedecerá que sigan adelante. La repetición es un premio a su trabajo, y si pierden es señal que fueron reprobados por los electores, por lo que desde el primer día deben atender la totalidad de los programas y que la sociedad conozca lo que hacen para que en su momento valoren si merecen continuar. Se termina una era de “me importa poco lo que digan”, entrando a otra en que “ustedes juzguen si lo hice bien”.

En lo que se refiere a los diputados, la reelección generará trayectorias parlamentarias estables y profesionalizará la carrera legislativa, que al igual que con los alcaldes serán reconocidos si hacen un buen trabajo, sobre todo de acercamiento con los ciudadanos, informándoles de los asuntos que van a aprobar y aceptando que deben votar por lo que les digan, de otra manera se les recriminará y en la elección siguiente perderán el escaño.

Indudablemente que permanecer otro período es una buena razón para que desde ahora, como aspirantes, se mentalicen en ofrecer lo que estrictamente sea posible y una vez en ejercicio hagan una labor positiva, que a final de cuentas será en beneficio de una sociedad que quiere presidentes municipales y diputados que interpreten y lleven a la práctica sus deseos.