El presidente del Comité Ciudadano Anticorrupción, Juan Carlos Soledad Pérez, dijo que una vez que el Impuesto Sobre la Nómina permaneció en el catálogo tributario del Estado, se velará por que desde todas las aristas y trincheras se le dé transparencia.

Agregó que no solo se trata de “transparencia por sí sola, porque eso se convierte en cinismo”: también deben de establecerse las consecuencias que legalmente tiene que haber para castigar a las personas que se atreven a hacer mal uso de los recursos.

Está claro que el ISN fue creado originalmente para fomentar la productividad y la mejora de la economía de Aguascalientes, como también que los resultados en ese sentido no han sido del todo satisfactorios.

Al respecto, el también presidente de la Unión Social de Empresarios de México (USEM) reconoció que la permanencia o no del ISN generó división de opiniones en el empresariado que representa.

Ambas son respetables, dijo, pero la coincidencia entre los grupos fue en el sentido de que su recaudación y manejo debe ser transparente y enfocarse exclusivamente a fomentar la competitividad del estado.

Y es que la decisión del Congreso del Estado de no eliminarlo inquieta en el sentido de que siga sin pasar algo respecto del esfuerzo que están haciendo los empresarios y que se supone que es para ser más competitivos.

Cuando no hay resultado, dijo, todo queda resumido en dinero que se diluye y que por lo tanto genera dudas e inconformidades, porque a final de cuentas no se sabe para dónde ni en qué se fue.

Desde su creación se llegaron a ver algunos proyectos que fructificaron, y otros tantos que no; el reto debe ser hacerlos viables y sobre todo redituables para la dinámica económica del estado y la generación de empleos, concluyó.