El 70% de la producción de frutas y hortalizas de invernadero, se va al mercado internacional y el resto se comercializa en el mercado local, afirmó Luis Miguel Rentería Arias, secretario de Desarrollo Agroalimentario de la Confederación Nacional de Agrupaciones de Comerciantes de Centros de Abasto.

Indicó que el mercado local de productos de alta calidad ya está desarrollado y paga el valor comercial de este tipo de productos que generalmente se localizan en grandes tiendas comercializadoras de Estados Unidos.

“Pasaron los tiempos en los que la totalidad de la producción de exportación se iba a otros países, y ahora su consumo también es nacional”, dijo Rentería Arias al afirmar que actualmente, productores del campo que emplean el método de invernaderos, tienen trabajo prácticamente todo el año con excelentes ingresos, ya que más de la mitad de su producción se la pagan en dólares.

Señaló que ya están desarrollados también el mercado internacional para las tres calidades que en frutas y hortalizas se manejan: la de alta calidad, la del mercado tradicional y la del mercado para la Industria.

En el caso de la alta calidad, la producción entra directo a los centros comerciales con la calidad suprema; por lo que hace al de los mercados tradicionales, dijo que se está consolidando en Estados Unidos la figura del mercado mexicano, que son puntos de venta del típico mercado mexicano o especie de verdulerías; y por último, el mercado de la industria al que van productos de tamaño pequeño, pero que son empleados para alimentos procesados.

Consideró que ha sido notorio el cambio en los hábitos de consumo de los mexicanos, debido a que, por un lado, buscan y pagan la calidad suprema, y por el otro, buscan productos que quizás no tengan una buena presentación, pero que son mercancías a precios muy accesibles aunque tengan algunas deficiencias que no comprometen su calidad.

Hace algunos años, la producción agrícola de calidad suprema era exclusiva para el mercado extranjero; “se iban los productos más bonitos, los de mejor calidad, y el resto, se quedaba para el consumo nacional. Ahora, también hay mercado para la calidad suprema en el país y los consumidores pagan los precios que se pagan en el extranjero, lo que permite que una parte de esta producción se quede en México.

Finalmente, dijo que los productores agrícolas de invernadero han resultado muy beneficiados con el tipo de cambio debido a que toda su producción se realiza en pesos y sus productos se los pagan en dólares, quedándoles un buen margen de utilidades, además de que los invernaderos permiten al productor estar trabajando los 12 meses del año, registrando mayores utilidades.