El director general del Conafe, Simón Iván Villar Martínez, advirtió ayer en Aguascalientes que hay dos “Méxicos” diferentes en el sector educativo, donde muchos funcionarios y autoridades no conocen ni tienen idea de lo que sucede con los estudiantes en las sierras que viven marginación y pobreza, pero los citadinos enfrentan la deshumanización y la mercantilización.
Durante la entrega de equipamiento a figuras educativas y la inauguración del ciclo operativo 2016-2017 del programa educación inicial en Aguascalientes, el titular del Consejo Nacional de Fomento Educativo destacó el compromiso y extraordinario trabajo que cotidianamente ejercen más de 70 mil figuras educativas que suben a las comunidades rurales de todo el país para ofrecer educación regular a casi un millón de niños.
Sin embargo, aclaró que los promotores y los líderes de educación comunitaria requieren de un mejor trato y prestaciones, aguinaldos, merecen mejores sueldos, y por ello se ha solicitado a la Cámara de Diputados que se autoricen plazas temporales que retribuyan el esfuerzo que realizan al irse a vivir a las comunidades rurales.
Agregó que con una capacitación especial para los docentes rurales pueden acceder a plazas temporales, no limitarse más a salarios que no están acordes a su esfuerzo y compromiso con la niñez, “que no se entreguen los recursos a aquellos que no quieren dar clases, que rompen vidrios o que se las pasan en las calles”.
El funcionario federal señaló que la reforma educativa ya permite que ahora los jóvenes que han fungido como maestros rurales aspiren a crecer, aun sin contar con licenciatura, incluso el Conafe u otras instancias pueden certificarlos durante un año para que adquieran validez oficial y accedan a una plaza temporal.
Ante el director del IEA, Francisco Chávez Rangel, autoridades federal, estatal y municipal, así como los promotores y líderes de educación comunitaria del estado de Aguascalientes, el director del Conafe aseveró que en este arranque de nuevo ciclo 2016-2017 en Aguascalientes para la educación rural de los niños, el Consejo quiere ganarse su confianza de sus docentes, padres de familia y de los infantes.
Simón Iván Villar Martínez aseveró que la educación urbana se deshumanizó y se mercantilizó en los últimos 30 años; México enfrenta momentos difíciles, pero también hay hombres y mujeres que dedican su tiempo en formar a los niños del área rural.
El director del Conafe señaló que hace 45 años, cuando nació este Consejo, eran más las comunidades rurales a las urbanas, ahora eso ha cambiado, pero en las sierras que necesitan a los promotores y líderes de educación comunitaria no ha cambiado, de hecho, entregan su vida en pos de otros infantes.
En el marco del 45 Aniversario de la Conafe, dijo que miles de cientos de jóvenes acuden a las comunidades para llevar educación a los niños del sector rural, quienes además se involucran en los problemas comunitarios de salud, infraestructura, aparte allá no hay sindicatos ni coordinadoras, ellos saben defenderse solos y cuentan con el respaldo de la comunidad.
Actualmente, un maestro rural en educación inicial percibe 1,700 pesos al mes por cuatro sesiones, mientras que uno de educación básica gana 2,100 pesos mensuales con derecho a una beca de 30 meses para ayudarle a que concluya con su formación educativa.