El delegado del Instituto Nacional de Migración (INM), Jesús Alberto Gaviño Ortiz advirtió que los “polleros” llegan a cobrar entre 1,000 y 10,000 dólares a migrantes centroamericanos por trasladarlos por nuestro país a los Estados Unidos.
Informó durante el ultimo año se puso a disposición del Ministerio Público Federal a nueve personas por el delito de tráfico de personas, quienes incluso llegan a trasladar a jóvenes que aún son menores de edad, detectados en los municipios de Aguascalientes y Lagos de Moreno, Jalisco.
Reveló que se ha encontrado que son propios centroamericanos los que fungen como traficantes de personas, ya que los migrantes asegurados los señalan de forma inmediata al momento que son asegurados por personal de Migración.
Enfatizó que Aguascalientes no forma parte de las principales rutas que emplean los migrantes centroamericanos para llegar, sino que representa un lugar de paso usado de manera estratégica de acuerdo a los planes de traficantes.
“Arriban en autobús a la central camionera y de aquí parten a diferentes puntos como Reynosa, Laredo y de ahí continúan hacia otros puntos, por eso contamos con una coordinación con las fuerzas de seguridad para intensificar labores de vigilancia diaria en las terminales terrestre y aérea, y accesos carreteros”.
El delegado mencionó que en lo general transitan en pequeños grupos al referir el caso de una mujer que viajaba con dos menores de edad, sobre quienes no pudo acreditar un lazo consanguíneo.