Sagas de películas como Harry Potter han detonado que niños, adolescentes y jóvenes se interesen más por la lectura, lo cual es muy positivo, sin embargo, es necesario reforzar acciones que les inculquen el amor por las letras, así como textos educativos, ya que por desgracia el Internet ha facilitado el que los trabajos escolares se copien y peguen sin siquiera darles una leída, lamentó Antonio Ramos Revilla, director de la Editorial Universitaria, de la Universidad Autónoma de Nuevo León, presente en la XVIII Feria del Libro.
“Tenemos como nunca antes una generación de jóvenes que está leyendo, esto motivado por muchas cosas, como el hecho de que cuando eran niños leyeron sagas de sus películas favoritas, que se quedaron en la lectura, y que contagiaron también a otros con este tipo de libros”, señaló.
Destacó que ahora que han crecido, siguen consumiendo ese tipo de textos, de ahí que se haya popularizado tanto la lectura, que se han hecho virales los videos de los llamados “booktubers”, que son jóvenes que recomiendan libros que se apegan un poco a cierta tradición anglosajona.
“Hablan sobre novelas, digamos que de fórmula; pero de ahí estoy seguro que muchos tienen guiños y acercamientos con la otra literatura, de otros géneros, como poesía, ensayo, historia; a mí me parece muy positivo que haya tantos jóvenes leyendo; nunca van a leer todo lo que las otras generaciones quieren que lean, porque se formaron de manera diferente, pero de entrada estamos rompiendo récords de lectores jóvenes”, consideró.
En contraparte, el literato enfatizó que los estudiantes de generaciones pasadas se veían obligados a acudir a las bibliotecas, a hacer consultas en compendios, copiar lecciones enteras, mientras que ahora todo lo quieren almacenar en un celular o memoria, las cual pocas veces vuelven a consultar.
“Hay que ver cómo consume cada generación la información; generaciones anteriores a la que ahora está en las escuelas y preparatorias, no tenían acceso a la cantidad de información; los nacidos entre los ochentas o noventas, ellos tenían que procesar la información de otra manera. Era estrategia de los maestros copiar en la libreta”, señaló.
Lo lamentable, dijo, es que se llegue al grado del plagio; indicó que es un tema que ha causado controversia, tras darse a conocer el supuesto engaño del mandatario de la República, Enrique Peña Nieto, con la presentación de lo que fue su tesis de titulación.
“Es un tema muy amplio que tiene que ver con la cultura y la identidad mexicana; tiene que ver con el concepto utilitario y fácil de la educación; no le hemos enseñado a los jóvenes en ninguna generación que no se trata de pasar un examen, se trata de aprender a pensar y de razonar los conocimientos; eso no lo ha hecho ninguna generación. No tenemos el oficio de pensar, sino de querer pasar rápido”, lamentó.