Por Juan Antonio de Labra

Lewis Hamilton se adjudicó la “pole” ayer en el Gran Premio de Abu Dhabi, y su compañero de Mercedes, el líder Nico Rosberg, saldrá detrás del piloto inglés en la última carrera del campeonato de Fórmula Uno que se disputará hoy en el espectacular circuito de Yas Marina, donde está en juego la corona.

Si las matemáticas no fallan, Hamilton ganará la carrera y a Rosberg le basta con llegar en segundo o tercer lugar para ser campeón. Este hecho alegraría a la escudería alemana, que parece tener preferencia por Nico, y que las cosas sucedan sin contratiempos, incidencias de carrera o averías, que sería lo políticamente correcto de cara a la rivalidad que existe entre sus pilotos.

Pero Nico no lo tiene fácil, y si no se aplica podría perder un campeonato que ha estado acariciando desde hace casi un mes, por lo que ahora está obligado a mostrar una auténtica garra de campeón para igualar a su padre, Keke Rosberg, que en 1982 fue el mejor.

Al margen de la interesante competencia que se vivirá en punta, no hay que descartar la presión que ejercerá el australiano Daniel Ricciardo, que saldrá de la tercera posición y buscará meterse en medio de las flechas de plata para complicar un poco la existencia a Rosberg.

Los dos monoplazas de Ferrari también vendrán empujando, y deben hacer una buena carrera para resarcir, en cierta medida, el gran enfado de la fanaticada de la famosa escudería italiana, que en Abu Dhabi cierra uno de sus peores años.

Y todo mundo espera que Max Verstappen, la revelación de la temporada, haga también lo suyo desde la partida, en el sexto lugar, desde donde tratará de escalar posiciones para cerrar un magnífico año en el que ya ganó una carrera, en aquella ocasión en que los Mercedes chocaron en Barcelona.

Detrás del holandés quedaron los dos monoplazas de Force India. En esta ocasión, Niko Hulkenberg superó por un lugar a “Checo” Pérez. Ambos buscarán amarrar el cuarto puesto en la tabla de constructores, aventajando a Williams, que consiguió dejar a Felipe Massa en la décima posición, con la posibilidad de que el brasileño gane algún punto en su despedida de la Fórmula Uno.

El otro toque de nostalgia lo pondrá el veterano Jenson Button (McLaren), que también dirá adiós tras 16 largas temporada en la máxima categoría. Piloto inglés correrá con un casco idéntico al que utilizó en 2009, año en que se convirtió en campeón del mundo.

Y mientras la batalla se librará en la punta, atrás, en el decimotercer puesto, arrancará el regiomontano Esteban Gutiérrez, en medio de la incertidumbre que supone no tener todavía claro su futuro en la máxima categoría.

Hamilton cumplió con su duodécima ‘pole’ del curso, la 61 de su carrera, y lo hizo avasallando, liderando sin discusión las dos primeras tandas de clasificación y mejorando sus tiempos a cada momento. En el primer asalto de la Q3, le sacó más de tres décimas a Rosberg, con un tiempo de 1:39.013 del británico por un 1:39.259 del alemán, una diferencia quizás exagerada que se quedó en esas tres décimas en la última mejora de ambos, con un registro final de 1:38.755 para Lewis y uno de 1:39.058 para Nico.