Saúl Alejandro Flores

Como parte de los temas que se desprenden de esta serie que he tomado en esta columna respecto a lo discutido en el Primer foro de: “Diálogos por el agua”, enfocado en la prestación de los servicios públicos de agua, tema que se ha polemizado y desvirtuado en un mar de confusiones y opiniones, juicios de valor, distorsiones mediáticas, en donde muchos aseveran tener la razón y la verdad, pero que no pasa de ser visiones parciales, con una parte de todo el complejo que reviste la prestación del servicio de agua, que como he insistido en este mismo espacio hablar de agua es abordar uno de los temas que se caracteriza por su transversalidad, es complejo y amplio, con diversas aristas, repito lo dicho en otras ocasiones, hablar de cuencas, de acuíferos, de medio ambiente, saneamiento, uso agrícola, uso doméstico, servicio público es más que amplio son ámbitos de conocimiento vastos y complejos que requieren investigar y experimentar, y la prestación del servicio público de agua va más allá de abrir el grifo o la llave, o de pensar que es el agua que se bombea y llega al domicilio, para esto se requiere no sólo obras de ingeniería hidráulica sino de ingeniería administrativa y un marco que permita una operación óptima.
Como ya lo he señalado en colaboraciones anteriores y lo reitero en esta columna en Aguascalientes, el tema de la prestación del servicio ha padecido la insensatez de los actores responsables, sea diputados, regidores responsables de las comisiones de recursos hidráulicos o como se llamen. Sino también de los servidores públicos del sector y de los propios usuarios, hay un problema en la prestación no por que el modelo sea malo los problemas vienen como consecuencia del actuar humano sea por error o corrupción. El resultado viene de omisiones y acciones incorrectas, las primeras veces se pudo entender, porque se estaba experimentando con una modalidad de concesión, ahora al paso de las décadas ya no se debe incurrir en esos vicios, sino en efectuar acciones con visión, responsabilidad y decisiones debidamente soportadas.
Considero que sobra ya mencionar y repetir lo que se dice a favor y en contra de la figura de la concesión, esto no puede regirse por una dictadura de la opinión sino de los argumentos y análisis sustentados, esto es lo que se pretende a través de “Diálogos por el agua”, no sólo conocer sino difundir, el conocimiento debe ser público además de que es un derecho y por lo tanto si se habla ahora de derecho humano al agua, y digo se habla, porque en nuestra constitución se establece dicho derecho, pero este no debe quedar en la letra, sino en ser ejercido y aquí hay otro problema, consecuencia del desconocimiento del sector agua y de todo lo que viene por detrás, de todo lo que implica que el agua llegue a la toma domiciliaria, porque eso implica el derecho humano al agua, no sólo en visiones parciales en que se prohíban los cortes.
Aguascalientes ha padecido las consecuencias de decisiones desinformadas y carentes de honestidad y conocimiento de lo que es el sector agua, más aún de las necesidades futuras y riesgos, por ello es importante que la sociedad civil asuma mayor participación, para que otros no tomen la decisión por ellos, además un decisor, sea regidor o diputado o alcalde, o gobernador, si cuenta con el respaldo de una sociedad las decisiones tendrán un mejor impacto, porque se presentaría un status como es la corresponsabilidad, lo cual sería idóneo para garantizar mayor permeabilidad en una cultura hídrica y en efectos positivos.
Pero bueno, ¿Qué es lo debería discutirse? se preguntará mi amable lector y más que discutirse ponerse en claro, antes de decir que sí y que no, se debe conocer hacia dónde se quiere llegar, cuáles serían los parámetros que se aspiran tener y bajo qué condiciones, el “decir este sí y este no” es una vaguedad; el diseñar parámetros para que se oriente el perfil de un prestador ese el reto, no es fácil pero sería lo mejor, “no se trata de cambiar para seguir igual” como reza el llamado gatopardismo, se trata se mejorar, no solo en un servicio sino en la propia sustentabilidad del recurso.
Por esa razón he insistido continuamente en implementar una política regulatoria, que sería la mecánica e instancia que permitiría que no importa quien preste un servicio, este se haga como lo establecerían los parámetros de calidad, en ocasiones anteriores se los he expuesto qué es la política regulatoria, qué es un ente regulador y cuáles serían los beneficios. La próxima semana les volveré a dar esos pormenores más aún porque la efervescencia actual lo requiere, faltan algunos años, los casi seis para que termine la vigencia del título de concesión, pero realmente no son muchos, falta poco y es el momento como lo he manifestado constantemente en este espacio para comenzar a diseñarlo, darle forma a una política regulatoria, no es cosa de sentarse y tenerlo en una semana, se requieren dos o tres años en promedio y bien empleados para contar con los estudios, reformas y vamos a decirlo algo que constantemente les repito, diseñar una arquitectura institucional del agua, que para el caso sería el capítulo de la prestación del servicio, por lo tanto se demanda una legislación del agua de avanzada, no un parche populista como es el caso de nuestra “ley del agua deshidratada”, es decir con poco valor al agua y mucho a la perversidad de los actores que viven del ejercicio político.
Entonces, reparemos antes de concluir, que Aguascalientes ya no es el mismo de 1993 ni de 1996, el marco jurídico constitucional tampoco lo es, los tratados internacionales, tampoco, ni el rol y actuar de la Suprema Corte de Justicia es el mismo, los únicos que se han quedado estancados son los legisladores y regidores, aquí está el reto, hace más de dos décadas no se conocía ni se tenía expertos en concesiones, ahora se ha aprendido, también se ve el fracaso de los diversos organismos operadores municipales en el país y que no tendrán salida por ausencia de la voluntad de los actores políticos. En fin, hay un reto por delante que permita que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com