El día de hoy, nuestro Presidente Enrique Peña Nieto presenta de conformidad con sus obligaciones estipuladas en la Constitución, su informe de gobierno que corresponde al cuarto año de ejercicio. Como pudimos observar en semanas anteriores, la promoción del informe se llevó a cabo en redes sociales, misma en la que se informa que habrá un drástico cambio de formato a lo que durante años estábamos acostumbrados los mexicanos.

Rendir cuentas, es mucho más que un presupuesto fundamental para el desarrollo del Estado de Derecho. Como mexicanos, es nuestro derecho conocer las acciones que nuestros principales representantes realizan en todos los ámbitos de gobierno y el informe representa un excelente mecanismo para imbuirse en el tema. Razón por la cual recomiendo ampliamente que dediquemos unos minutos de nuestra semana a leer los diversos resúmenes y de preferencia el texto completo, para que antes de criticar o hacer algún comentario, contemos con toda la información y la legitimidad para hacerlo.

Según se puede observar en el portal dedicado exclusivamente al cuarto informe, este se divide en 5 ejes: Educación de Calidad, México Próspero, México Incluyente, México en Paz y Responsabilidad Global. En los últimos meses, he abordado ya un par de veces a través de este espacio la necesidad de dar por completo un gran giro en la forma de conducir y comunicar tanto las acciones, como los logros de los gobiernos.

Es por ello que considero de manera acertada que el informe presidencial dejara de ser una ceremonia de adulación, para pasar a ejercicios reales de diálogo. Se ha anunciado que tendrá verificativo un diálogo con un grupo de jóvenes, dicho ejercicio ha funcionado de manera excepcional por los canadienses bajo el concepto de town hall meeting.

Como país enfrentamos retos complejos, que requerirán de soluciones colectivas. No se trata únicamente de culpar o intentar achacar responsabilidades, se trata de entender que cuando existen las responsabilidades, estas también deben ser compartidas tanto por la sociedad civil como por los mismos funcionarios. Resulta más que oportuno reconocer las miles de cosas buenas que no se cuentan y será preciso de ahora en adelante intentar cambiar las líneas de comunicación para que todo esto sea transmitido de manera oportuna.

¡HAGAMOS MÁS COSAS BUENAS! Todos ansiamos un México mejor, pero no todos trabajamos por ello. Es momento de que cambiemos esa mentalidad y entendamos que ÚNICAMENTE TRABAJANDO EN EQUIPO lograremos las grandes transformaciones. Se trata de trabajar en equipo, realizando a cabalidad las funciones que le correspondan a cada quien según su rol, oficio o profesión.

David Reynoso Rivera Río.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr