Stefany Garza Agencia Reforma

LAS VEGAS, EU.- La Jeep Grand Cherokee ha evolucionado hasta convertirse en una de las estrellas del grupo FCA. Es ahora, al igual que el icónico Wrangler y Cherokee, uno de esos nombres que no necesita mayor explicación.

Amplían el significado de ‘premium’
Para el modelo 2017 aumentó aún más el lujo y comodidad de su versión tope de gama Summit, con más características que nunca y actualizó la apariencia de todas las versiones con una nueva facia delantera, parrilla, faros con tecnología LED y rines de aluminio de 20 pulgadas.
Es la respuesta directa a todos sus clientes que pedían un incremento en el nivel premium y mantener las capacidades que distinguen a la marca Jeep.
Entre las características que encontramos en el interior están: acabados en piel, un techo de gamuza, los umbrales de las puertas iluminadas, un parabrisas acústico, un sistema de cancelación de ruido activo y un sistema de audio de 19 bocinas Harman Kardon.
Despliega lo último en tecnología como control adaptativo, asistencia de estacionado en paralelo y sistema de alerta contra colisiones frontales.
Al momento de decir que mantiene los distintivos Jeep, nos referimos a que tiene todas las capacidades off-road. Con la tracción 4×4, modo 4WD Low y capacidad de cambiar a tipo Arena, Lodo, Nieve o Roca y sistema de control de descenso, puedes estar seguro que tendrás muchas aventuras con ella.
Gracias a una suspensión delantera independiente de aire, suspensión trasera Multilink de aire y sistema de suspensión neumática Quadra-Lift se tiene la comodidad en cualquier terreno.

Con espíritu deportivo
Pareciera una contradicción, pero a través de ingeniería exhaustiva y pura fuerza de voluntad, en la industria existen SUV deportivas con un desempeño muy similar a lo que esperarías en un sedán de esta categoría. Entre ellas se destaca la Jeep Grand Cherokee SRT que fue una de las pioneras en ese segmento.
La actualización para el 2017 la hace sentir con una vibra tipo “rey de la carretera” muy convincente. Sin algún turbo lag que esperar, la respuesta del acelerador de la SRT es instantánea y se siente muy potente y se siente directo de su HEMI V8 de 6.4 litros.
Gracias a una caja de cambios automática de ocho velocidades, complementada por amortiguadores adaptativos y grandes frenos de seis pistones Brembo, se desplaza sobre la carretera de manera audaz y hasta agresiva. Sin embargo, sus frenos no titubean y el conductor tiene un control total del vehículo.
Su convincente personalidad permite que brille ante sus competidores, como lo es la Range Rover Sport que tiene un lujo opulento, pero puede sentirse pesada y rebelde cuando le exiges de más. Por el contrario, la Jeep se siente plantada y confidente al momento de cambiar de tráfico lento citadino a la alegría de manejar en carretera.
El interior es muy cómodo sin perder la sensación deportiva. Y cuenta con un sistema UConnect y pantalla táctil de 8.4 pulgadas con lo último en tecnología y variedad de características. Por ejemplo: permite consultar los datos de telemetría en tiempo real y ajustar funciones de rendimiento según tus preferencias.
Es cierto que se tiene algo de escepticismo con respecto al rendimiento de un vehículo de más de 2 mil kilos. Pero la Jeep Grand Cherokee SRT simplemente desafía lo convencional.

La Grand Cherokee más capaz
Jeep promociona a esta nueva Trailhawk como la más capaz que se haya producido, y aunque no es muy diferente a los modelos ya conocidos en cómo se comporta en carretera y fuera de ella, definitivamente tiene un espectro más amplio para el off-roading.
Tiene una versión especialmente afinada de la suspensión neumática Quadra-Lift con capacidades adicionales de suspensión y articulación, sistema de tracción Quadra-Drive II, un diferencial electrónico de deslizamiento trasero limitado, llantas Goodyear Adventure todo terreno con refuerzo de Kevlar y el sistema off-road Selec Terrain, que incluye la funcionalidad de subida y descenso de colinas.
Esta funcionalidad de ascenso y descenso permite al vehículo mantener una velocidad predeterminada, trayendo consigo un toque de conducción autónoma. Las paletas de cambios permiten aumentar o disminuir la velocidad del Jeep, pero el software puede asumir las funciones de aceleración y frenado por completo, lo que permite al conductor concentrarse en dirigir el vehículo a donde debe ir.
Así como la Summit, también cuenta con modo 4WD Low y capacidad de cambiar a tipo Arena, Lodo, Nieve o Roca.
Visualmente se distingue de otros modelos por sus vistas negras antideslumbramiento, ganchos de remolque rojos, rines únicos de 18 pulgadas (con opción a 20 pulgadas), tapas de espejos grises y emblemas Trailhawk.
Está lista para llevarla a cualquier lado, su único defecto es que esta versión no viene a México. Sin embargo, es importante reconocer la brillante labor que la marca ha hecho con ella.