El “boom” del progreso que se registra en la entidad podría ser un boomerang que repercuta en una crisis de servicios públicos. Carlos Maza Arévalo, consejero de la Canaco, destacó que el crecimiento económico de Aguascalientes, particularmente en la instalación de nuevas industrias y la consecuente generación de empleos, ha atraído a numerosas personas de otras entidades, lo cual con el tiempo se volverá perjudicial, pues se va a requerir atender la demanda de servicio de esta población foránea que se está recibiendo.
Sostuvo que quienes “pagarán los platos rotos” serán los ayuntamientos, pues podría llegar a enfrentar una crisis en los servicios públicos y educativos, pues con la llegada de miles de personas de fuera podría descender la eficiencia de los mismos; añadió que lo anterior se podría agravar si se llegan a hacer efectivos los recortes en los subsidios federales, lo cual complicará ampliar la infraestructura requerida.
Maza Arévalo puntualizó que esta migración ya comienza a tener afectaciones en el estado y los municipios, lo cual se puede apreciar en los problemas de movilidad urbana y vialidad, pues el tránsito se hace cada vez más complicado debido a la cantidad de automóviles que circulan, lo cual se acentúa por la carencia de otros medios de transporte eficientes.
Esta situación se podría agravar si se considera el proceso de transición que se avecina en los gobiernos locales, el cual es peligroso porque algunas de las nuevas autoridades llegan con la creencia de que lo hecho por la pasada administración “no sirve”, y piensan “inventar el hilo negro”, cuando en el fondo, lo único que les interesa es el dinero.
Para concluir, el consejero de la Canaco reconoció que el momento que se está viviendo en materia económica en Aguascalientes, comparado con otros estados del país, es excelente, por lo cual se prevé que el fenómeno de la migración de personas hacia el estado se seguirá dando mientras continúe este auge.