La repartición de ayudas públicas no es lo justa que parece y en ocasiones no la recibe quien realmente la necesita. Se hace en base a un programa nacional con el que se pretende mejorar las condiciones de vida de ciertos segmentos de la población, pero deja fuera a otros que están en igual o menores condiciones.

El gobierno federal define que los más necesitados son los que están inscritos en sus propios programas, principalmente de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), a los que favorece con diverso tipo de asistencia, principalmente quienes tienen 65 años o más y los incluidos en la erradicación de la pobreza.

De las líneas en operación destaca la entrega de aparatos receptores de televisión, que ante la cancelación de la señal análoga se requiere que en los hogares tengan sólo la digital para que sigan recibiendo los canales abiertos o por cable.

Se anuncia que a partir el 31 de diciembre de 2015 únicamente habrá señal digital, esto es, en un plazo de diez semanas quedará cerrado este capítulo, por consiguiente los televisores tradicionales dejarán de recibir la señal a menos que le instalen el convertidor para continuar con su uso.

La Sedesol, en coordinación con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), mantiene la entrega de aparatos digitales a los beneficiarios de sus programas, pero no tomó en cuenta a miles de familias que tienen como único ingreso 1,500 o 2,000 pesos mensuales que entrega de pensión el Seguro Social, quienes difícilmente tendrían para comprar un aparato, por lo que quedarán en peores condiciones ya que no podrán ingresar a sus programas.

De los casi 30,000 pensionados que tiene el IMSS en Aguascalientes una parte está en esa situación y no puede acceder a las subvenciones que otorga el gobierno por no estar considerados en los planes de atención a la pobreza, presumiblemente que están en mejor situación cuando la realidad – esa que no conocen los funcionarios – es que viven con estrechez.

Además hay otros miles de ciudadanos que obtienen entre uno y tres salarios y otros laboran en la economía informal que tampoco están en las actividades de combate a la pobreza, por lo que no tienen derecho de acogerse a las aplicaciones gubernamentales.

En el proyecto global los encargados del citado plan suponen que para el último día del año toda la población deberá contar con televisiones adaptadas para televisión digital, o con los convertidores necesarios que tienen un costo promedio de mil pesos y se venden en tiendas comerciales. En la propaganda oficial se afirma que las ventajas de la transición de analógica a digital serán “mayor calidad de imagen y sonido; mayor cantidad de canales de TV abierta sin costo, y la capacidad de ver televisión en alta definición, la televisión local como nunca se ha visto”.

Pues sí, podrá haber una serie de conveniencias pero si no se tiene los recursos para ello todo se reduce a quedar al margen, de mirar desde lejos lo que otros sí gozan porque ellos sí están incluidos en los apoyos.

UNIDAD LIMITADA

En política se repite una y otra vez el estribillo de los tres mosqueteros: todos para uno y uno para todos, a manera de demostrar que por encima de cualquier interés personal está el del partido, el de ir juntos hacia la victoria, pero en la práctica son visibles las fisuras.

En la reciente reunión que encabezó el senador Martín Orozco Sandoval, de la que por cierto sacan el máximo provecho al segmentar a los asistentes para demostrar más poderío, no acudió el también senador Fernando Herrera Ávila ni quienes lo representan en el Congreso y los ayuntamientos, tampoco lo hizo el presidente municipal de Aguascalientes, Juan Antonio Martín del Campo y ninguno de sus colaboradores.

Lo anterior deja constancia que cada quien cultiva y cuida su parcela y a la vez observa lo que hacen los demás. Por ahora MOS se anotó un punto a su favor, toda vez que reunió a miembros de diversos grupos que deben ser parte importante para alcanzar – por segunda vez – el objetivo de la candidatura a gobernador.

Herrera Ávila reitera que su interés está en la Alcaldía, sin embargo las declaraciones que hace a diario y sus actos apuntan más arriba, sólo que en aras de quitarse los reflectores asegura que su atención está en el Ayuntamiento, lo que visto llanamente se interpretaría como la búsqueda de la revancha luego de que perdió la elección de 2010 frente a Lorena Martínez.

De ser así reeditaría la mancuerna que hizo con Orozco, que en ese año fue el abanderado a la gubernatura, pero su actual condición en la Cámara de Senadores y el activismo que se trae está más por la silla principal y tan es así que hasta ahora no ha hecho un solo pronunciamiento a favor de su compañero de curul.

Una actitud similar asume Martín del Campo, que cuantas veces le preguntan si está listo para ser el portaestandarte del panismo se concreta a responder que toda su atención está en la encomienda que tiene, no obstante hay personeros encargados de comentar que está preparado para lo que el partido disponga. Aprovechan cualquier espacio en los medios para alabar lo que hace, tanto en inversión pública como en servicios y en política de austeridad, al grado que no le encuentran una sola falta.

Sí, hay unidad, pero entre los que pertenecen al mismo grupo, aunque por otra parte no se debe olvidar que los panistas tienen por costumbre disputar con dureza las posiciones políticas, pero una vez que se define quienes son los agraciados los perdedores se unen a ellos, ya que a ninguno le conviene quedar fuera de la nómina si llegan a ganar.

POR FIN ENTENDIÓ

Previo a cada elección constitucional, de las que han tenido en los últimos quince años en Aguascalientes, se ha denunciado movimientos “extraños” en el padrón electoral, adjudicados a quienes con uno o dos años de anticipación llegan a residir a ciertos poblados o colonias y una vez que pasan los comicios regresan a su lugar de origen, invocando diversas razones.

Por ley no se le puede negar a un ciudadano la nueva credencial de elector por cambio de residencia, sin embargo resultaba sintomático que parte de los nuevos habitantes procedían del mismo estado, lo que despertaba la sospecha y las cuales, ante las quejas, se negaba de que fuera así, que en todo caso era sólo una coincidencia.

Pues esta vez no será así en el Distrito 01, luego de que Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) definió que fueran sólo un total de 277,868 electores inscritos en el listado nominal que se utilizó durante el proceso del 7 de junio, el que se aplique en la elección extraordinaria del 6 de diciembre.

De esta manera se quedarán con un palmo de nariz aquellos que después del 7 de junio cambiaron su domicilio a uno de los municipios fuera de la capital, porque sólo podrán votar los mismos convocados en aquella fecha.

En conclusión, el INE atendió el planteamiento que hizo el senador Miguel Romo Medina, quien presentó a finales de agosto un punto de acuerdo para exhortar al Instituto a suspender la actualización del Padrón Electoral hasta que concluya la elección extraordinaria en Aguascalientes. El propósito fue buscar condiciones semejantes a las que fue realizado el proceso electoral que se repondrá. “Esto significa que en las próximas elecciones extraordinarias, la autoridad electoral utilice el mismo Padrón Electoral con el que se llevaron las elecciones del ciclo electoral 2014-2015”, afirmó entonces el vicecoordinador del Grupo Parlamentario del PRI en el Senado.