Por: José Carlos Romo Romo

Estimado lector, el día de mañana, todos estamos llamados a cumplir con nuestro deber ciudadano de acudir a las urnas a sufragar. El voto es, sin duda, un derecho político pero, al mismo tiempo, una obligación indeclinable como mexicanos. No hay pretexto válido para optar por quedarnos en casa y no acudir a la casilla que nos corresponde.

Ante esta circunstancia, quisiera comentar con Usted una serie de reflexiones propias que pudieran serle útiles al momento de emitir su sufragio, con el interés de que éste sea producto de un amplio ejercicio de reflexión y a conciencia, por lo que, a continuación, comparto una especie de “guía para el votante”, a través del siguiente decálogo:

1.- No deje de votar, tome muy en serio este deber como ciudadano. Tal vez esté desilusionado o cansado del sistema político que impera actualmente, pero el desistir de sufragar a nadie beneficia, ni a Usted ni a un cambio genuino en la forma de regir nuestro Estado o el país. Tome conciencia de que su voto es una forma de manifestar su sentir y su pensar, y que su decisión podría ser determinante en una elección tan cerrada como en la que nos encontramos.

2.- Ubique su casilla, muy probablemente estará en esa escuela o ese domicilio al que ya está acostumbrado en elecciones pasadas, sin embargo, no está de más corroborar la dirección de la misma, lo que podrá hacer en el listado publicado en alguno de los periódicos de circulación estatal, en la edición de mañana, o consultando la siguiente liga: http://ubicatucasilla.ine.mx/?e=1 No pierda de vista que las casillas cerrarán sus puertas a las seis de la tarde, que no se le haga tarde, mejor acuda temprano a las mismas y disfrute en familia de su domingo.

3.- Conozca bien a l@s candidat@s por l@s que puede votar, es decir, los seis candidatos a Gobernador, así como las opciones de planillas para el Ayuntamiento de su Municipio y su Diputad@ en el Congreso del Estado, según el distrito en donde viva. Provéase de toda la información posible sobre sus estudios, su trayectoria profesional y su experiencia en el servicio público.

4.- En la medida de lo posible, trate de averiguar las propuestas y compromisos que han hecho, durante la campaña política, est@s candidat@s. Analice bien lo que ofrecen y contraste sus ideas y posturas, para tratar de identificar qué candidat@s se acercan más a lo que Usted piensa o necesita, con la finalidad de que le otorgue su voto a quienes puedan hacer un mejor trabajo.

5.- Deje a un lado toda la guerra sucia que provocaron, en las últimas semanas, tanto candidat@s como partidos políticos. Todas esas acusaciones mutuas no deben servirle como parámetro para decidir por quién votar. Lo único que Usted debe considerar son los hechos incuestionables, como sería un pasado plagado de actos de corrupción pero nada que tenga que ver con la vida privada de l@s candidat@s.

6.- No permita que terceras personas busquen influenciar el sentido de su voto. Escuche todas las opiniones pero tenga en claro que, a final de cuentas, su elección debe ser totalmente individual. Lo mismo aplique para organizaciones sociales que buscan imponer criterios para orientar o condicionar nuestra decisión, como es el caso de sindicatos, cámaras empresariales e iglesias.

7.- Analice y compare la gestión pública de las dos últimas administraciones estatales, emanadas de los dos partidos políticos mayoritarios en nuestra Entidad. Valore cómo nos encontramos actualmente en materia de seguridad, desarrollo económico, educación, salud, infraestructura, etc., y cómo estábamos hace seis años. El voto es un instrumento al servicio de la democracia mediante el cual los ciudadanos tenemos la posibilidad de premiar o castigar a la clase gobernante actual y también a la pasada. La memoria colectiva nunca debe perderse.

8.- No venda su voto. Tal vez haya recibido un artículo promocional de algún candidato o partido, tal vez una despensa o algún beneficio directo, pero ello no lo obliga a Usted a comprometer su voto en favor de ese aspirante o instituto político en particular. Si le ofrecen una cantidad de dinero por su voto, no dude en darle la vuelta a esa persona y presentar la denuncia correspondiente ante la FEPADE. Lo pueden atender y orientar en el teléfono 01 800 833 72 33.

9.- No se deje amedrentar por algunos acontecimientos que pudieran suscitarse el día de mañana alrededor de los centros de votación. Vaya a su casilla con toda seguridad y vote con plena libertad, tómese su tiempo para marcar bien el logotipo que más le convenza de la boleta electoral, con la tranquilidad que sólo puede darle la soledad e intimidad de la mampara que otorga secrecía a nuestro voto.

10.- Finalmente, promueva el ejercicio del voto entre sus familiares, amigos, vecinos, etc. Una vez convencido del compromiso ciudadano que implica ir a votar, busque persuadir al mayor número posible de personas allegadas a Usted para que también vayan a emitir su voto. En un momento dado, oriente a estas personas sobre la ubicación de su casilla y cómo acceder a ella.

En resumen, mañana… todos a votar!!! Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y atención. Lo espero, una vez más, el próximo sábado.

 

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com

Twitter: @josecarlos_romo