Guía Ciudadana para evaluar una campaña electoral

Itzel Vargas Rodríguez

El show político apenas va a empezar. Estamos prácticamente a días de comenzar los comicios electorales en distintos puntos de la República Mexicana y sobre todo, en nuestra localidad.

Partiendo de que el contexto mexicano actualmente es difícil, la economía atraviesa momentos de incertidumbre y existe una terrible enfermedad social de desafección política, existe por ende un reto enorme en el camino de conquistar el voto de la ciudadanía.

De ahí que… más pronto que tarde, veremos poco a poco desfilar en las calles un sinnúmero de propuestas encaminadas a conquistar nuestro voto. La mejor estrategia, tanto territorial, como de aire y también política, será la que gane y sobre todo, la que nos gobierne.

Este último tema es muy importante, porque es necesario emplear el raciocinio y el sentido común para redefinir personalmente cuál es aquella iniciativa o propuesta que nos pueda convencer más y con base a ello, emitir nuestro voto.

Así que estas líneas se encaminan a mostrar a las y los lectores, una Guía ciudadanizada de los elementos que de entrada, en la publicidad y sobre todo en las propuestas, debemos tomar en cuenta para emitir una calificación personal, que nos ayude a emitir el voto de forma adecuada, es decir, informada y asertivamente.

  1. Fíjese de inicio en su propuesta de mensaje. Lo que llaman eslogan, que se refiere al tema publicitario, frase, expresión o idea que maneja un político para expresar de forma generalizada, su propuesta de complemento o anunciación. Generalmente es la frase que más se utiliza, con la que se inicia o finaliza un spot o un espectacular. Cuando lo identifique pregúntese: ¿Es creativo? ¿Me llama la atención? ¿Trae de fondo una propuesta nueva? ¿Me convence?
  2. Elementos de campaña significativos. Es relativamente difícil evaluar toda la estrategia de una campaña, sobre todo elementos comunicativos, pero usted puede identificar aspectos que le parezcan diferentes, que le comuniquen algo y a la vez sean novedosos. Si la propuesta comunicativa de campaña de algún candidato le ofrece algo diferente, debe empezar a ponerle atención, porque justo ese elemento le puede dar luz del trabajo que hay detrás, que se evaluó, analizó, creó y que eminentemente fue avalado y hasta propuesto por el candidato. Es algo parecido a los trabajos que se llevaban la mejor calificación en la escuela, siendo los que ofrecían algo más que la mayoría: más colores, creatividad, dibujos, pulcritud, buen trabajo e ideas plasmadas. El mejor estudiante suele ser quien le “echa más ganas” a sus tareas.
  3. Esta es la “carnita” de todo. Ponga mucha atención, si dicha información está contenida tanto en volantes, trípticos, espectaculares, redes sociales o página web, es un símbolo positivo a evaluar, si por el contrario, usted encuentra que es difícil hallar dicha información, es un claro indicio de que la candidatura es por demás vacía.
  4. Cómo se emplea la tecnología. Vivimos tiempos en que las cosas cambian rápidamente. Y un aspecto que precisamente ha sufrido modificaciones magnas ha sido la comunicación. Es bueno tomar en cuenta la forma en cómo las candidaturas la utilizan. Si hacen uso de aplicaciones, redes sociales, plataformas, etc. La idea en general no es precisamente si se innova en utilizar la tecnología, sino en que las candidaturas exploten la ya existente y que se usa en gran medida para establecer relaciones comunicativas.
  5. Congruencia de los candidatos. En comunicación política, todo se complementa. Identifique las principales cualidades de los candidatos, lo que le llama la atención de cada uno, cómo se expresan, qué ideas enarbolan más, y emita un juicio propio basado en lo que vea durante la temporada de campañas.
  6. Debates electorales. ¿Habrá? Los candidatos, ¿participarán? Generalmente estos espacios suelen ser el lugar idóneo donde los candidatos posicionan sus ideas, establecen discusión y muestran sus planes de trabajo o, en determinado momento, lanzan ataques hacia los contrincantes. Son excelentes dinámicas con las que uno puede emitir una referencia acercada al modo de ser, pensar y actuar de una persona en proceso de elección. Tal vez, un debate para un candidato no siempre sea la opción más propicia para anunciarse, porque puede que le ataquen, pero sin duda, es un espacio que ayuda al electorado a emitir una opinión.

Es importante involucrarse en el proceso electoral. La ciudadanía emitiendo un voto informado y consciente es la que forma parte de la dinámica democrática efectiva. Así que ya tiene una guía muy sencilla, basándose de primera mano en lo que vea y escuche para que emita su decisión final, porque no hay que ser politólogos o abogados para analizar a fondo la campaña de cada candidato, pero sí poner unos cuantos sentidos en acción como el oído y la vista, sobre todo la observación.

¡Éxito en este nuevo maratón! Porque las épocas de elecciones las vivimos y resentimos más el electorado.

itzelvargasrdz@gmail.com /@itzelvargasrdz