Staff
Agencia Reforma

¿En la gama media ya no basta con tener una cámara estándar de 13 megapíxeles, 2GB de RAM y una pantalla cercana o superior a las 5 pulgadas. Estas características, además, deben venir fortalecidas con un diseño bonito, una construcción sólida y con añadidos de software o hardware, como sensores de huellas digitales.
Todas esas características las cumple el Huawei GX8, equipo que apareció por vez primera en septiembre pasado bajo el nombre de Huawei G8 y con la intención de venderse en países concretos de Asia y Europa. En la CES 2016, la empresa anunció que el teléfono llegaría a América con otro nombre, y este febrero llegó a mi.
Sostener el Huawei GX8 es sentir un equipo de construcción robusta, un poco pesado en las manos pero dentro del rango aceptable, sobre todo al observar su construcción de aluminio de una sola pieza y saber que en el interior guarda una batería de 3 mil mAh que resistirá todo el día.
El aspecto más vendido del equipo, al menos en México, es su cámara. Sí, tiene 13 megapíxeles como la mayoría de los teléfonos de gama media, pero tiene una apertura de f/2.0 que deja pasar más luz, igual que un lente de 22 mm para tomar fotos con mayor ángulo, lo que significa que caben más amigos en la foto grupal.
Así, probé la cámara del Huawei GX8 con todos sus añadidos, que incluyen modos ráfaga, filtros especiales y hasta un modo belleza para maquillarte automáticamente en tiempo real antes de tomar la selfi. Toda una catarsis.
Mi función favorita del teléfono fue el sensor de huellas digital, ubicado en la parte trasera y que permite desbloquear el teléfono, activar el disparador de la cámara, conectar el teléfono y apagar alarmas. Lo mejor es que se pueden ‘dar de alta’ varias huellas digitales, así es posible desbloquear el equipo con la mano que lo estés utilizando, con sólo rozar el sensor.
Por otro lado, el ranking de las cosas que no me gustaron del teléfono lo encabeza la app de teclado nativa, Swype Huawei. Su diseño luce obsoleto y no tiene soporte para emojis, lo que opaca la practicidad que puede tener un teclado deslizable. En cuanto a la capa de personalización, EMUI, diré que prefiero el diseño de Android puro, pero encontré algunas opciones útiles, como un buscador que aparece al deslizar el dedo en la pantalla de inicio y la disposición de los avisos en la pantalla de notificaciones.
Con todo, el Huawei GX8 es una apuesta interesante en el mercado cada vez más exigente de la gama media premium, y una opción a considerar si buscas un teléfono que tome buenas fotos, le dure la batería bastante, tenga un diseño de primera y no te cueste todos tus ahorros.

Huawei GX8
Pantalla: 5.5 pulgadas Full HD
Memoria RAM: 2GB
Memoria interna: 16 GB
Sistema operativo: Android 5.1 Lollipop, con capa de personalización EMUI 3.1
Procesador: Qualcomm Snapdragon 615, de 1.5 GHz
Cámara principal: 13 megapíxeles, 28mm y apertura f/2.0 con flash dual LED
Cámara frontal: 5 MP con apertura f/2.4
Batería: 3,000 mAh