Gozan juntos la fantasía

Disfrazado de un dulce payasito, el pequeño Íker Mauricio Guerra Hernández disfrutó de increíble fiesta en su honor, organizada por sus padres Mauricio Guerra Poblano y Cynthia Karina Hernández Montoya, quienes celebraron así los primeros dos añitos de vida de su hijo.
Con la presencia de sus amiguitos, primos y demás familiares que acudieron a la invitación para felicitarlo y llenarlo de increíbles obsequios, el niño se mostró encantado de compartir con todos ellos un día lleno de sorpresas.
El salón B y B, fue el lugar a donde acudieron los invitados de honor. Los chiquitines principalmente jugaron con los ornamentos que les obsequiaron, como lentes gigantes, corbatas de colores y sombreros de todos tamaños.
Además, disfrutaron de romper la piñata y ganar el anhelado y dulce premio, luego de divertirse en grande en los juegos con los que cuenta el jardín, compartiendo entre ellos y con el anfitrión juegos y enormes sonrisas.
La parte más importante del festejo fue cuando Íker Mauricio, gustoso apagó la llama de las velitas que decoraban su pastel, mismo que repartió con los demás niños, para luego de ello, continuar jugando y entreteniéndose a lo grande.