Noé García Gómez

Una de las principales calles de nuestro estado tiene por nombre Héroe de Nacozari, que es en honor de Jesús García, quien ofrendó su vida para salvar al pueblo de Nacozari en Sonora, de la embestida de un tren cargado con explosivos, que se estaba incendiando; él lo condujo a toda velocidad a las afueras de la ciudad y ahí exploto, los pasajes recuerdan que el estruendo fue tan grande que despedazó toda la locomotora. Por ese valiente acto donde dejó su vida para salvar a miles se le recuerda como lo que fue: un héroe.

El 12 de diciembre de 2011, otro patriota, murió envuelto en llamas para salvar la vida de cientos de personas, en una de las tantas manifestaciones de normalistas en Guerrero que tomaron por asalto una gasolinera, saquearon el combustible y prendieron fuego. Mientras los normalistas huían y otros empleados de la gasolinera ponían a salvo sus vidas Gonzalo Rivas no dudó en apagar el fuego, sabía del riesgo por la explosión de los tanques subterráneos de esa gasolinera y la de enfrente, además de que se encontraban varadas por la toma de la carretera México-Acapulco cientos de vehículos y personas por donde pasan los ductos de gasolina.

 Fue a cerrar las válvulas de seguridad, tomó un extinguidor y trató de apagar el fuego, cuando lo estaba logrando estalló un depósito (por su valentía ya había cerrado las válvulas de seguridad por lo que la explosión fue menor), Gonzalo por las maniobras estaba empapado en gasolina por lo que ardió, sus quemaduras le provocaron una agonía de 20 días en el hospital hasta que murió.

El Senado de la República otorga la Orden Mexicana de la Medalla de Honor Belisario Domínguez que puede ser conferida en vida o de manera póstuma a los hombres y mujeres mexicanos que se hayan distinguido por su ciencia o su virtud en grado eminente, como servidores de nuestra patria o de la humanidad. Es uno de los más grandes honores que otorga nuestro país.

La propuesta de dar a este joven héroe la medalla Belisario Domínguez es iniciativa de Luis González de Alba uno de los activistas del 68 que justifica “Calculemos los muertos de una explosión que lanza al aire suelo, caseta de pago, coches, autobuses, camiones y todos sus ocupantes. Quien lo evitó se llamaba Gonzalo Miguel Rivas Cámara y debe ser declarado héroe nacional y recibir la medalla Belisario Domínguez”.

El próximo viernes, la Comisión de la Medalla Belisario Domínguez deberá dictaminar acerca de la persona a quien se va a galardonar. González de Alba tiene razón. Se la merece Gonzalo Miguel Rivas Cámara ese humilde trabajador de la gasolinera que dio su vida para evitar una tragedia. Hoy pocos se acuerdan de él, muy probablemente ni las personas que tenían sus vehículos sobre la carretera que pasaban los ductos se percataron del riesgo y de quien les salvó la vida. Esos son los grandes héroes, lástima que en este país solo las tragedias son noticia y mueven conciencias.

Twitter: @noeg2