José de Jesús López de Lara

Un fugitivo que era buscado en el estado de Guanajuato por haber asesinado a una niña de apenas 2 años, fue ubicado y capturado en el municipio de Jesús María, Aguascalientes, durante un operativo llevado a cabo por agentes de la Comisaría General de Policía Ministerial del Estado.
El crimen quedó al descubierto, después de que la mamá de la niña ingresó a la Clínica No. 6 del IMSS ubicada en Jesús María, tras sufrir un aborto debido a una golpiza que recibió de parte de su pareja.
Quien ya fue entregado a policías ministeriales de Guanajuato, a fin de ser trasladado al municipio de Cortázar, donde es reclamado por un juzgado penal, es un sujeto identificado como Édgar, de 27 años.
Este sujeto contaba con una orden de aprehensión por el delito de feminicidio, la cual le fue girada por el Juez de Control y Juicio Oral Penal con sede en Cortázar, Guanajuato.
La captura del sospechoso se registró en la calle Ignacio Allende, en la Zona Centro del municipio de Jesús María, Aguascalientes.
Fueron agentes del Grupo Exterior “Jesús María” y del Grupo Homicidios de la PME, quienes hicieron el arresto al momento en que Édgar se disponía a subir a un camión urbano para dirigirse a trabajar.
Edgar estaba señalado como fugitivo de la justicia y lo buscaban afanosamente agentes de la PME de Guanajuato.
A este sujeto se le señala como el autor material del asesinato de una niña de apenas 2 años, hija de su pareja sentimental.
Todo inició cuando el martes por la mañana, una mujer identificada como Alejandra llegó a la Clínica No. 6 del IMSS ubicada en el municipio de Jesús María, con la finalidad de recibir atención médica.
Los médicos que atendieron a la mujer, descubrieron que había sufrido un aborto producto de una golpiza que había recibido.
Por tal motivo, se solicitó la presencia de personal de la FGE, acudiendo al mencionado nosocomio los agentes del Grupo Exterior “Jesús María” de la PME, quienes al interrogar a la lesionada, ésta les comentó que el pasado lunes por la noche su esposo la había golpeado brutalmente, además de que la tenía bajo amenaza de muerte.
En ese momento, la joven Alejandra reveló que su pareja, de nombre Édgar, había asesinado a su hija de 2 años, en el mes de octubre del 2016, cuando estaban viviendo en un domicilio del poblado de Sarabia, en el municipio de Cortázar, Guanajuato.
Agregó que a raíz del crimen, su esposo escapó hacia Jesús María, Aguascalientes, donde tiene familiares y a ella la obligó a venir con él. Asimismo, indicó que desde que llegaron a vivir a ese lugar, jamás la dejó salir a la calle.

EL CRIMEN
Al tener conocimiento de la captura de Édgar, agentes de la PGJE de Guanajuato se trasladaron a Aguascalientes para que les fuera entregado el detenido.
La PGJE de Guanajuato informó que el 28 de octubre del 2016, habitantes del poblado de Sarabia, en el municipio de Cortázar, hicieron el hallazgo en un lote baldío, del cadáver de una niña de apenas 2 años.
La víctima se encontraba en un lote baldío, dentro de una bolsa de plástico en color negro.
La pequeñita presentaba diversos golpes en el rostro y otras partes del cuerpo, así como quemaduras en ambos brazos.
La necropsia reveló que la niña había muerto a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico severo.
Cuando agentes de la PGJE de Guanajuato iniciaron las investigaciones, identificaron a la víctima como hija de una pareja de drogadictos y alcohólicos, identificados como Alejandra y Édgar.
Cuando acudieron a la casa de los sospechosos, descubrieron que ya la habían abandonado, por lo que desde entonces se inició una intensa búsqueda para tratar de localizarlos, pero sin ningún éxito.
Cabe destacar que al momento en que policías ministeriales de Aguascalientes interrogaron a Édgar con relación al crimen de su hija, éste reveló que el día de los hechos se encontraba bajo los influjos de las drogas.
Al llegar al domicilio de Alejandra encontró a la niña sola. Cuando la pequeñita lo vio drogado, se asustó y comenzó a llorar, por lo que él se desesperó y comenzó a golpearla en diferentes partes del cuerpo.
Incluso, dijo que la tomó de los cabellos y la arrastró por la casa, hasta que finalmente la niña quedó inconsciente. En ese momento llegó Alejandra y al observar lo que su pareja había hecho con su hija, trató de salir a la calle a pedir ayuda.
Sin embargo, Édgar la amenazó de muerte si decía algo y la obligó a que metiera el cadáver de la niña a una bolsa, para después tirarlo en un terreno baldío.
Agregó que al enterarse que era buscado por policías ministeriales, decidió darse a la fuga hacia el municipio de Jesús María, donde cuenta con algunos familiares.
Mientras tanto, un juez giró una orden de aprehensión por el delito de feminicidio en contra de Édgar, mientras que Alejandra contaba con una orden de búsqueda por parte de la PGJE de Guanajuato.