En creencia general que la omnipotencia de los políticos es tal que basta que den una orden para que se cumpla, por difícil o descabellada que parezca, lo que induce a que no sólo reciban toda clase de peticiones sino que les exigen el cumplimiento o les recriminarán su insensibilidad.

Es una situación que van a enfrentar el próximo gobernador y los presidentes municipales, que en materia de deuda pública será muy restrictiva, porque además de solicitar el aval del Congreso del Estado o el Cabildo deberán tener la autorización de la comisión bicameral de diputados federales y senadores, que para este efecto se creará próximamente.

A lo anterior se agrega la vigilancia en el trámite y la obtención, asignación y destino de los recursos logrados que harán las contralorías locales, el propio Congreso y la Auditoría Superior de la Federación.

Ante el supuesto “desbarajuste” que registran estados y municipios del país en sus finanzas, por el endeudamiento que obtienen y que es pagadero a diez o quince años, los legisladores federales decidieron tomar el toro por los cuernos y formularon las normas que en lo sucesivo regirán en este caso.

Con lo anterior el nuevo mandatario estatal y los alcaldes ejercerán los cargos de manera limitada, ya que para la ejecución de obras y servicios y ampliar los programas de salud, educación, recreación, cultura y deporte, entre otros, dispondrán únicamente del dinero que tengan fijado de las participaciones federales y de los impuestos y derechos locales, porque tratándose de deuda deben demostrar para qué lo necesitan, cómo prevén pagarlo y en qué tiempo.

La Cámara de Diputados aprobó el pasado 17 de marzo la minuta de la Ley de Disciplina Financiera de los Estados y Municipios, con lo que se pone candados a la contratación de deuda que pretendan llevar a cabo, para ello, de común acuerdo con el Senado, se creará un Registro Público Único y un Sistema de Alertas para controlar los endeudamientos de estados y municipios.

Además de vigilar los endeudamientos, la comisión bicameral podrá solicitar claramente información a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de los empréstitos que cada entidad tiene vigentes.

Por su parte, la Auditoría Superior de la Federación se encargará de fiscalizar la deuda y conocer de las garantías que otorgue el gobierno federal con relación a los citados empréstitos a estados y municipio, así como el destino y ejercicio de los recursos que han realizado los gobiernos locales.

Es un asunto que varios grupos parlamentarios promovieron luego que parte de los estados tienen deudas multimillonarias a pagarse en tres o más sexenios, lo que no significa la sustracción de recursos porque según informes de gobernadores y presidentes municipales están invertidos en obras y servicios, según los documentos que han presentado, sin embargo senadores y diputados prefirieron cortar de tajo esta opción y ahora todo trámite tendrá que llevar su aval y luego supervisar su cumplimiento.

En estas circunstancias los hoy candidatos a esos cargos tienen que ajustar sus propuestas y no asumir compromisos que difícilmente van a cumplir, algo que hasta las campañas pasadas se podía hacer gracias a los préstamos que proyectaban, con lo que daban respuesta a los ciudadanos.

Más que gobernantes serán encargados de la administración pública, porque además de mantener encima a muchos ojos y oídos no tendrán potestad sobre la policía, que como se sabe, a raíz del “mando único” se rige por una dirección nacional y algo similar ocurre con la educación, que después de 23 años de estar bajo la férula de los estados, volvió a ser centralizada al depender directamente de la Secretaría de Educación Pública y para efectos salariales lo hace la Secretaría de Hacienda.

Va a ser interesante conocer el tipo de compromisos que acepten a lo largo de las campañas y cómo le harán los ganadores para cumplirlos, porque con ingresos propios no tendrán mayor manejo, de ahí que la limitación será la constante y que más tarde vengan los reclamos y las comparaciones del porqué tal o cual gobernador o presidente municipal sí atendió las necesidades sociales y quienes ocupan su lugar no lo hacen. La respuesta estará en lo descrito en párrafos anteriores.

Los nuevos titulares pagarán los platos rotos, de algo que ni siquiera tuvieron la menor intervención, aunque más de alguno se arrepentirá de haber apoyado la idea cuando era legislador federal, porque en ese papel todo es posible, en cambio ya en la piel de gobernante es otro cantar.

 

MEDIDAS ADJUNTAS

 

Si hasta la fecha es obligado lograr nuevos empleos, en respuesta a la exigencia de los jóvenes que cada año buscan incorporarse a la vida productiva, más lo será si llega a convertirse Donald Trump en presidente de Estados Unidos, quien mantiene la amenaza de expulsar a los indocumentados y cerrar la frontera al mercado mexicano.

Es una cuestión que los aspirantes al gobierno de Aguascalientes deben tomar en cuenta, toda vez que este asunto coincide con el inicio de la próxima administración, aún cuando muchos consideren difícil que Trump se haga de la Casa Blanca, pero es una posibilidad real que hay que tomar con toda seriedad.

Para México sería desastroso que el abanderado del Partido Republicano alcanzara el triunfo, en función de lo que ha prometido hacer no sólo contra los mexicanos sino de los chinos y todos los extranjeros que, según él, afectan los intereses de EUA, pero más allá de que, en primer lugar, triunfe, y luego cumpla lo que afirma, es importante que aquí se trace una hoja de ruta para atraer más inversiones en distintos campos y con varias partes del mundo, de manera que se reduzca la dependencia histórica que ha existido con el vecino del norte, algo que se tiene avanzado con Japón, Alemania, Bélgica, España, Holanda, Inglaterra y otros países que han radicado capitales en esta entidad.

Es elemental suprimir los dicterios hacia Trump que ni cosquillas le hacen, más bien hay que trabajar en un abanico de posibilidades y formular desde ahora los planes que permitan hacerle frente a cualquier eventualidad, lo que evitará un problema superlativo.

 

¿HASTA CUÁNDO?

 

Es la pregunta que hacen los perjudicados con el robo de automóviles en el área del Hospital General de Zona Número Uno del IMSS (Clínica Uno), que por años ha sido el paraíso de los delincuentes.

Lo que se impone es colocar cámaras de supervisión en cada cuadra y tener una vigilancia satelital que asegure el combate frontal a este problema que han sufrido familiares, pacientes y personal de ese lugar. Inclusive, ante la nula efectividad de las autoridades, puede promoverse el uso de GPS, dispositivo que ayudaría a los automovilistas a localizar más rápido su vehículo, algo que indudablemente tiene un costo pero es preferible pagar a perder la unidad, o que seguridad pública les informen que la han encontrado…en cascarón, porque está totalmente desvalijado y todavía exija que acudan por él a pesar de que ya no tiene ninguna utilidad.