Reprobable la liberalización del precio del gas ya que impacta de manera directa a la economía familiar, así lo estableció el líder del Movimiento Dignidad por los Mexicanos, Ricardo Efrén Ruiz Esparza, quien consideró que la ciudadanía está llegando al límite del hartazgo y que pudieran despertar al México bronco.

Quien encabezara las marchas y manifestaciones durante la semana pasada en Aguascalientes, estableció que la liberalización que se dio al precio del gas junto con los demás combustibles, está afectando de manera directa en la canasta básica y en la economía familiar de la población.

Ricardo Efrén Ruiz Esparza lamentó la cerrazón del presidente Enrique Peña Nieto, lo que está provocando el hartazgo de la ciudadanía, corriendo el riesgo de despertar al México bronco.

“Nosotros como pueblo, ya nos está viendo la cara el presidente. Él está despertando al México bronco, nosotros, nuestro movimiento es completamente pacífico, pero todo tiene un límite, que no nos orille a tomar otra serie de medidas, porque ya el rechazo es generalizado”.

En tal sentido repudió el acuerdo económico dado a conocer por el ejecutivo federal al calificarlo de burla ya que no resuelve el problema de fondo y lo llamó a analizar sus decisiones que afectan a todo el país incluyendo a la propia clase política.

“La firma del pacto es una burla, no se vale. El señor Enrique Peña Nieto debe analizar bien su postura ante este tipo de decisiones que están afectando a todo el pueblo de México y hasta la clase política porque sí les afecta porque tienen que gastar, pero ellos con toda la serie de prebendas que tienen, aunque dentro de año y medio se les va a acabar.”

Por tal situación, hizo votos porque en nuestro país no se llegue a situaciones extremas como las que vive Venezuela ante las decisiones arbitrarias de su presidente, Nicolás Maduro, que tiene sumidos en la crisis a sus habitantes.

“Desde la primera marcha dije que yo no quiero un próximo Venezuela en México, porque Venezuela siendo productor de petróleo vean la situación que está viviendo social, económica y política, y no queremos llegar a esos extremos”.