El delegado de la Prodecon, José Antonio Guerra Caparrós, informó a la población contribuyente que los gastos funerarios son deducibles de impuestos, y a pesar de los momentos de dificultad que representa la pérdida de un ser querido, pueden aprovechar esta facilidad fiscal, ya que hasta la fecha prácticamente es muy poco utilizada.

Agregó que la persona que paga los servicios funerarios relacionados con el cónyuge, el concubino, sus hijos o los padres, debe solicitar los comprobantes fiscales a la empresa correspondiente para proceder a presentarlos como deducciones personales en su próxima declaración anual.

El delegado de la Procuraduría de Defensa del Contribuyente precisó que existe un tope para realizar las deducciones personales, las cuales no podrán exceder de la cantidad que resulte menor entre 133 mil pesos o el 15% de los ingresos totales del contribuyente.

Además, dijo que la Ley del Impuesto Sobre la Renta establece que los asalariados que tengan ingresos anuales que sobrepasen los 400 mil pesos, tienen la obligación de hacer la declaración anual, pero también pueden hacerla aquéllos que hayan avisado por escrito al patrón que presentarán su declaración anual e incluir en ella las deducciones personales como son los gastos médicos, las colegiaturas, intereses hipotecarios, servicios de nutrición o psicología.

Sin embargo, comentó que la Prodecon ha observado que si el asalariado no avisa por escrito a su patrón que pretendía presentar su declaración, razón por la cual el patrón hace lo pertinente en materia fiscal, el SAT no acepta las deducciones personales.

Aseveró que el contribuyente tiene un derecho de fondo de hacer las deducciones personales y no se le puede impedir que por formalismos de avisar o que el patrón hizo su declaración, ya no haga valer sus deducciones personales.

Por otra parte, el funcionario señaló que a partir de las reformas fiscales 2017, por primera vez las personas físicas podrán hacer deducibles los gastos por honorarios por servicios de nutrición y psicología; a cambio, los profesionistas tendrán que aceptar el pago de la consulta por vía tarjetas de crédito y de débito o cheques, no efectivo.

Explicó que en este ejercicio, las personas interesadas tendrán que reunir todas las facturas o comprobantes fiscales que se formen por los gastos generados al recurrir a estos servicios de salud, por lo que hasta el ejercicio 2018 podrían hacer efectivas estas deducciones personales.

Aunque aclaró que los profesionales de la nutrición y de la psicología decidirán en lo personal si ofrecen el servicio del pago electrónico o financiero en sus diversas modalidades a sus posibles pacientes, porque se está consciente de que no en todos los lugares se puede acceder a ellos y sólo existe el recurso del pago en efectivo.

El ombudsman fiscal precisó que los nutriólogos y los psicólogos deberán contar con título profesional expedido y registrado por las autoridades educativas competentes; que el gasto sea por el servicio prestado al contribuyente, cónyuge o concubino, sus hijos o sus padres; y que se pague con tarjeta de crédito y débito, transferencia bancaria o cheques provenientes de cuentas del causante.

Informó que al considerarse ambas profesiones de interés nacional en materia de salud, el legislador acordó incluir estas reformas en su artículo 151 fracción primera en el Impuesto Sobre la Renta (ISR), donde se incluyó en el tema de honorarios médicos y dentales, la deducción por gastos de honorarios por servicios de nutrición y psicología.

José Antonio Guerra Caparrós recalcó que si el contribuyente quiere hacer deducibles estos servicios, deberá presentar su declaración anual en el ejercicio del 2018.

Por ello, esta Procuraduría de la Defensa del Contribuyente puede asesorar a las personas físicas y asalariados en esta materia, puntualizó.