En el juego de las vencidas ATUSA (Alianza de Transportistas Urbanos y Suburbanos de Aguascalientes) puede ufanarse de ser el gran ganador, luego que por décadas el gobierno del estado no ha logrado la modernización integral del servicio, a pesar de los ofrecimientos que cada seis años se hacen.

Con el arribo de la nueva administración volverán a hacer la faena para que todo siga igual, aún cuando con esta actitud afecta a más de 300 mil personas que utilizan diariamente los camiones y que prácticamente han perdido toda esperanza de recibir la atención adecuada.

Durante la actual gestión gubernamental se les ha negado el aumento a la tarifa, lo que es motivo para que rechacen la renovación integral del parque vehicular y que siga el mismo número de unidades, no obstante que crece cada año la demanda en la zona metropolitana.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Pedro de la Serna López, expresó que si no se moderniza el transporte público, ni se promueven medios alternos como la bicicleta, la densidad vehicular en la ciudad de Aguascalientes empezará a sufrir los problemas que registran las grandes urbes, como la capital del país, que además enfrenta situaciones ambientales que periódicamente obligan a imponer medidas extremas al programa “hoy no circula”.

El máximo líder empresarial sostuvo que el crecimiento que registra la entidad en materia industrial, económica y poblacional no va a la par de algunos servicios, como el de movilidad pública, al presentar un gran rezago el transporte, con deficiencias muy claras que exigen acciones radicales, ya que tampoco hay un libramiento ni arterias adecuadas para que circulen las unidades pesadas, que aún cuando lo hacen por el tercer anillo es una avenida que ya fue atrapada por las nuevas colonias, lo que representan un peligro para automovilistas, peatones y toda clase de inmuebles.

Se requiere aplicar un programa que abarque los distintos servicios del transporte, porque además del tiempo que transcurre entre un autobús y otro de la misma ruta es de 30 minutos o más, el sector productivo afronta dificultades para recibir la mercancía, toda vez que los vehículos que proceden de otra parte del país tienen que hacer fila para la obligada revisión que hacen la policía y los militares a la entrada a la ciudad y que luego les permitan circular dentro del perímetro urbano y hacer la entrega sólo a ciertas horas.

En lo que se refiere a la solicitud que hacen los camioneros para aumentar la tarifa, que actualmente es de 6 pesos, el gobierno del estado ofrece atender su petición siempre y cuando antes modernicen la flota y ATUSA responde que lo hará hasta que autorice el incremento. Como ninguna de las partes cede ya se consumió este sexenio y es poco probable que en los meses que le restan alguien de su brazo a torcer.

En el gobierno anterior, el que encabezó el ingeniero Luis Armando Reynoso Femat, se cobraba 5 pesos y subió a 6 con el compromiso que se destinara 50 centavos por cada “pasada” para la tan multimencionada renovación. De esto han pasado varios años sin que se conozca el destino que tuvo ese dinero y de lo que se niegan los camioneros a dar pormenores, al grado que el director general de ATUSA, Salvador López Silva, aseguró que lo obtenido se ha invertido en la compra de equipo, sin embargo dejó en claro que no están dispuestos a que alguien ajeno a los concesionarios realice una auditoría, por considerar que no es dinero público, sino particular.

Al respecto, cabe mencionar que, ciertamente, es un recurso que han recibido ellos y es factible que lo hayan destinado a lo que dicen, sólo que existe un documento en la Secretaría General de Gobierno que señala el acuerdo establecido entre ambas partes, por lo que es obligación que se clarifique en qué se ha gastado ese capital, que no es poca cosa si se tiene en cuenta que el promedio diario fue de 150 mil pesos, esto es, 4 millones 500 mil pesos mensuales, que en un año debieron servir para la compra de 30 o más carros nuevos. Para eso es creó el fideicomiso, pero según el directivo, se ha utilizado en la adquisición de lectores electrónicos para hacer efectivo los descuentos a los estudiantes y contadores electrónicos que permiten llevan un control de los pasajeros que ascienden y descienden de las unidades.

Lo cierto es que de 695 autobuses, 240 están fuera de la legalidad, o sea el 34% y aún así la Dirección del Transporte Público les permite seguir en servicio y por otra parte, es el mismo número de vehículos que había en los años 90, a pesar de que la ciudad crece a un ritmo de 8 mil metros cuadrados diarios, por consiguiente hay nuevos fraccionamientos que demandan atención, pero lo que hacen en ATUSA es ampliar las rutas pero sin comprar más unidades, obligando a que los pasajeros vayan como cigarrillos.

ESTIRAN LA LIGA

En una actitud poco fraterna, el Ayuntamiento de Aguascalientes anunció que quienes no pagaron el impuesto a la propiedad raíz (predial) en los tres primeros meses del año, ahora tendrán que aportar una multa equivalente al 100% del monto no cubierto y recargos mensuales con una tasa de 1.5%.

Más allá de las atribuciones que disponga la ley y que hace valer el gobierno municipal, debería analizarse cada caso para dar opciones de pago al contribuyente, con lo que se evitará que por este impuesto pierdan su casa.

Es de suponerse que quien no pudo aportar 400 o 500 pesos entre enero, febrero y marzo es porque carece de trabajo o su ingreso es tan escaso que ha preferido destinarlo a lo más elemental, menos lo harán ahora al duplicarse el cobro y esto lleva el riesgo de quedarse en la calle, amenaza que se puede acreditar con las publicaciones que usualmente hace la autoridad de las viviendas que han sido incautadas por esa razón, ubicándose la mayoría en colonias populares.

De ninguna manera se trata de perdonar la deuda, que por cierto tienen 13,896 personas (15% del total de cuentas), puesto que es una obligación que deben cumplir todos los propietarios de terrenos o fincas, pero sí que se haga un análisis de qué forma pueden realizarlo aquellos que demuestren que pasan por una crisis económica, con lo que se dará vigencia al espíritu de solidaridad que debe existir siempre con el más necesitado.

Aunque en el municipio le “rascan” aquí y allá para obtener más dinero, por la urgencia de terminar el programa de obras que están comprometidas, no tiene que venir necesariamente de quienes son la parte más vulnerable de la sociedad.

NO FRENAN LA ATENCIÓN

Pese a las condiciones adversas de la economía, la terminación del Hospital General de Zona Número 3 (HGZ-3) del Seguro Social está fijada para los primeros meses del año próximo, como lo ha informado ampliamente este Diario, al mismo tiempo la construcción de unidades de medicina familiar se hace en tiempo y forma al estar radicado aquí el recurso, lo que hará posible una mejoría de los servicios que tienen lugar. Además, se mantiene la atención a los enfermos renales, al recibir 43 de ellos un trasplante de riñón en 2015, por lo que en los últimos cinco años se han hecho 250 intervenciones quirúrgicas en Aguascalientes y reciben terapia de sostenimiento de por vida 750 pacientes trasplantados, área en que el IMSS insiste que crezca el número de donadores al ser un número considerable de enfermos que están a la espera de este órgano, estando demostrado que quien concede ese privilegio de vida a otro no afecta su salud y puede desarrollar sus actividades con toda normalidad.