Para toda la vida juraron permanecer juntos los ahora esposos, Martha Angélica de la Vega Montoya y Raúl Martínez Durón.
Durante una bella ceremonia religiosa celebrada en el templo del Inmaculado Corazón de María, los contrayentes intercambiaron ante Dios votos sinceros de amor, fidelidad y respeto, colocando en sus manos los anillos benditos.
A la santa misa, el novio acudió acompañado por sus padres, Raúl Martínez Estrada e Irma Durón Monreal, mientras que la novia hizo su arribo del brazo de sus papás, Jaime Díaz de la Vega y Martha Montoya López. Además, en la ceremonia destacó la presencia de los padrinos de velación Israel Silva Jiménez y Lucía Durón Muñoz.
Con la bendición en nombre del Señor por medio del sacerdote, la pareja se convirtió finalmente en esposos, sueño que han hecho realidad luego de un noviazgo lleno de buenos momentos, que continuarán viviendo a lo largo de su matrimonio.
Fomentar la unión familiar, fue el principal consejo que el clérigo dio a los recién casados, momentos antes de bendecir sus manos entrelazadas.
El importante acontecimiento para ellos y sus familias fue festejado con un emotivo brindis llevado a cabo en el Salón del Sindicato del Seguro Social, lugar al que acudieron en compañía de sus seres queridos, de quienes recibieron infinitas felicitaciones.

Compartir
Artículo anterior¿Andas hot?
Artículo siguienteCristalizan bello sueño