Antes de que finalice este mes podría darse resolución sobre la solicitud de fraccionar la Mezquitera de La Pona, cuyo trámite está catalogado en oficinas centrales como un foco rojo por la importancia y polémica generada en torno a la solicitud de Manifiesto de Impacto Ambiental, afirmó el delegado de la Semarnat, Sergio Augusto López Ramírez.
El funcionario federal anticipó que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales a nivel central tiene un seguimiento especial a la definición por la relevancia que ha generado este tema, para sustentar la resolución en apego a la ley.
Indicó que una determinación en sentido contrario a la petición, sin contar con el fundamento jurídico de manera certera y precisa, daría oportunidad que los solicitantes recurrieran a tribunales para combatir el acto, y de esta manera lograr la autorización de Manifiesto de Impacto Ambiental.
Subrayó que la decisión que se tome en su momento implicará un proceso de suma transparencia, para que la empresa no tenga alternativas de recurrir ante un juez si se llegara a fallar en contra, y de igual manera tendrá que explicarse de manera clara y abierta a la sociedad si el fallo fuera positivo.
Advirtió que incendios registrados de manera reciente en el perímetro que fue sometido a solicitud de Manifiesto de Impacto Ambiental, son monitoreados por la Procuraduría Federal de Protección Ambiental y la Comisión Nacional Forestal como una condicionante que podría impedir cualquier cambio de uso de suelo en los próximos 20 años.
Detalló que la Conafor cuenta con un inventario de superficie afectada, que le turnó la delegación de Profepa, lo que complica una autorización a favor de los fraccionadores.
“La ley es muy clara, cualquier incendio que suceda, no se puede aprobar un cambio de suelo en los siguientes 20 años. Si nos lo indican, sólo quedaría acatar la ley. Sólo habría que ver si el área afectada por incendios quedó dentro de la superficie solicitada”, enfatizó.