Advierte el optometrista, Arturo Ortiz Llinas, que fumar no sólo afecta a los pulmones, también incide en la salud ocular; aumenta de forma significativa el riesgo de pérdida de visión debido a la aparición de cataratas y degeneración macular; subrayó que no sólo están expuestos los fumadores, también quienes viven con ellos. Es fundamental dejar de fumar, si queremos conservar nuestra capacidad visual.

“El daño es a largo plazo; en el caso de la degeneración macular, cuanto más fuma una persona, mayores son los riesgos de que la desarrollen; la buena noticia es que una vez que dejan fumar, el riesgo de que contraigan esas enfermedades oculares, se vuelve prácticamente tan bajo como para quienes nunca fumaron. Esto aumenta también el riesgo de enfermedades cardiovasculares, que indirectamente impacta en la salud de los ojos”, precisó.

Apuntó que luego de la menopausia, en las mujeres aumenta la incidencia de tener una condición de ojos secos, la cual se acentúa al estar expuestas al humo del tabaco, incluso en el caso de los fumadores pasivos, es un agente irritante que lo empeora. Dijo que fumar también aumenta el riesgo de pérdida grave de la visión en personas que presentan otras enfermedades oftalmológicas; mientras que las mujeres que fuman durante el embarazo, condenan a sus bebes a una mayor incidencia de que contraigan “retinopatía del prematuro”, que podría provocarle ceguera u otros problemas.

“La degeneración macular constituye la causa principal de pérdida de visión parcial y ceguera entre las personas mayores, sobre todo; en un estudio que se hizo, se detectó que las personas que fuman con regularidad una cajetilla de cigarros o más al día, tenían casi el triple de riesgo de esta enfermedad, en comparación con los no fumadores. El estudio también halló que los no fumadores que vivían con fumadores, durante cinco años o más, tenían el doble de riesgo de padecer degeneración macular”, recalcó.

El optometrista señaló que el fumar provoca el endurecimiento de arterias, que también se encuentran en el cerebro, por lo que la isquemia cerebral es otra de las complicaciones que podrían derivar de ello.

“Se detectó que las personas que fuman una cajetilla de cigarros o más al día, tienen casi el triple de riesgo de desarrollar degeneración macular, en comparación con los no fumadores…” Arturo Ortiz Llinas

LA FRASE

Una vez que dejan fumar, el riesgo de que contraigan esas enfermedades se vuelve  prácticamente tan bajo como para  quienes nunca fumaron