Cerca del 3% de los empleos que se crearon el año pasado fueron para personas en situación de vulnerabilidad. Gregorio Macías Moreno, delegado de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, comentó que la iniciativa privada sí se está abriendo a la sociedad, pues de los 14,700 nuevos empleos registrados ante el IMSS en 2015, cerca de 400 fueron para personas con discapacidad y de la tercera edad; añadió que ha dado buenos resultados el programa para insertar a estos sectores de la población en actividades productivas.
Sostuvo que a las personas con discapacidad y ancianos se les debe dar la oportunidad de laborar porque tienen mucha capacidad y han demostrado buenos resultados en las empresas en las cuales se les ha contratado.
Gregorio Macías detalló que a los empleadores que contratan personas con discapacidad, de la tercera edad y madres solteras se les ofrece una bonificación al momento de pagar sus tributos, pues se les llega a descontar hasta el 100% del monto correspondiente al Impuesto Sobre la Renta (ISR).
Subrayó que las empresas que contraten a estas personas no deben realizar trámites engorrosos para poder recibir este tipo de beneficios, pues basta con que después de la contratación reporten el estado de vulnerabilidad del nuevo empleado ante el Seguro Social para que se hagan acreedores de dicho beneficio.
Finalmente, el delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social comentó que las personas con discapacidad y de la tercera edad que se encuentran en el sector productivo han brindado el ejemplo de que son muy productivos, e incluso, en la dependencia se les brindan cursos para que puedan explotar sus cualidades.