COLINCIUDAD DE MÉXICO.- Que la homosexualidad sea criminalizada o mal vista en diversos países del mundo como Rusia, Arabia Saudita, Irán o Nigeria, significa para Colin Farrell una pena y un retroceso en el intento por el avance de la sociedad.
“No veo por qué la homosexualidad, o una preferencia sexual, deba ser motivo de códigos negativos o críticas. Vivimos una época en la que todos deberíamos buscar convivir como seres humanos, y no, como antes, con etiquetas”.
Colin Farrell vino a la Ciudad de México a promocionar la fragancia de la que es imagen, Intenso, de Dolce & Gabbana, en el evento denominado Vogue All Access. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)

Compartir
Artículo anteriorSon los No. 1
Artículo siguienteHace temblar al cielo