José de Jesús López de Lara

Un hombre fue ejecutado a balazos por varios sicarios, durante la madrugada del domingo en calles de la colonia Palomino Dena.
Todavía con vida, fue trasladado a bordo de una camioneta particular a recibir atención médica a la Clínica Franco-Brasileña, pero murió en el trayecto.
A pesar del impresionante operativo que se implementó por toda la zona y en el que participaron policías estatales, policías preventivos y agentes de la Fiscalía General del Estado, los sicarios lograron escapar en un automóvil VW Jetta, color gris.
Quien murió asesinado a balazos fue un hombre identificado como Jaime, de 40 años.
Los sangrientos hechos se registraron el domingo aproximadamente a las 00:31 horas, cuando se recibió en el C-4 Estatal un reporte de una persona lesionada por disparos de arma de fuego, en la avenida Pensadores Mexicanos y esquina con la calle Cultura Otomí, a la altura de la colonia Palomino Dena.
De inmediato se trasladaron al lugar varias patrullas de la Policía Estatal, pero a su llegada sólo encontraron a unos policías preventivos municipales de Aguascalientes, quienes informaron que a la víctima ya la habían trasladado a la Clínica Franco-Brasileña a recibir atención médica.
Por tal motivo, las unidades policiacas se dirigieron hacia dicho nosocomio privado, donde al hacer su arribo encontraron estacionada una camioneta Chevrolet Blazer, modelo 1997, color verde botella y con placas de circulación de Aguascalientes.
Asimismo, en el asiento trasero izquierdo, se encontraba una persona que presentaba dos impactos de bala.
Instantes después llegó la ambulancia UPB-02 de Soporte Avanzado de Vida del Departamento de Bomberos Municipales de Aguascalientes, cuya paramédico al momento de revisar a la víctima, detectó que ya había muerto, por lo que se solicitó la presencia de personal de la Fiscalía General del Estado, para realizar las diligencias correspondientes.
Más tarde, acudieron al lugar donde quedó el cadáver, personal de la Dirección de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales, así como agentes del Grupo Homicidios de la PME.
En el exterior de la Clínica Franco-Brasileña se encontraban familiares de la víctima, quienes señalaron que ellos mismos habían trasladado a Jaime a recibir atención médica en la misma camioneta de su propiedad.
Estas personas narraron que al momento de la agresión, Jaime conducía su camioneta Chevrolet Blazer, color verde botella.
Al llegar a la avenida Pensadores Mexicanos y esquina con la calle Cultura Otomí, en la colonia Palomino Dena, fue interceptado por un automóvil VW Jetta, color gris, en el cual viajaban tres personas del sexo masculino.
De inmediato, uno de los sicarios comenzó a dispararle con una pistola tipo escuadra y logró herirlo en una mano y en el brazo a la altura del hombro. Sin embargo, aparentemente, en esta última herida, la bala dañó órganos internos que a la postre le provocaron la muerte.
Aunque policías estatales, preventivos y ministeriales implementaron un operativo para tratar de localizar a los sicarios, éstos no fueron localizados por ninguna parte.
Cuando personal de la Dirección de Investigación Pericial se dirigió al lugar del ataque, localizaron y aseguraron dos cartuchos percutidos calibre 9 mm.