Luis Leonardo Márquez Alvarado

El Heraldo

El delegado del Instituto Nacional Electoral en Aguascalientes, Ignacio Ruelas Olvera, censuro la cantidad de dinero circulante en las pasadas elecciones, frente a la vida económica cotidiana, donde los ganadores fueron mercadólogos y encuestólogos.

“No es moral ni ético manipular la necesidad, es hacerle el caldo gordo a la injusticia. Los que ganaron, y mucho, fueron mercadólogos, encuestólogos, vendedores de melate electoral. La responsabilidad solidaria que inspira la política real es una fuente de respeto de uno para con el otro y el igual respeto para cada cual, una moral discursiva cuyas reglas de procedimiento se sintetizan en los procedimientos electorales”, subrayó.

Advirtió que faltaron las propuestas que motivaran los votos a la causa, lo cual implica formar una voluntad política común desde un uso de la razón práctica capaz de crear libertad de elección y de conciencia en los ciudadanos.

Manifestó que la esencia de las campañas se basa en el diálogo político que desvela reconocimientos mutuos, y se hace cargo del conflicto mediante acuerdos razonados en reglas institucionales que muestran el uso público de la razón práctica en el ámbito jurídico-político.

“Hemos sido testigos de una falta de reconocimiento recíproco, de un deterioro entre interlocutores válidos. La política es diálogo, se enriquece con cultura, es urgente se apoye en profesionales”, declaró.

Señaló que la ciudadanía padeció ruidos político-mercantiles, religiosos, de autoridad, con estridencia, que generó una transformación política de engaños y simulaciones, cuya escena fue ocupada por despachos de mercadeo y algunos candidatos.

Se pronunció por una política civilizada donde se construyan soluciones con inclusión, y participación colectiva, donde triunfe el mejor argumento, y haya la incorporación de los jóvenes, que representan el 55% de la población menor a 40 años.

“Son necesarias las escuelas para educar áulica y comunitariamente prácticas civiles de ciudadanos comprometidos moralmente, materia prima de la formación colectiva de la voluntad popular. Hay que empezar a construir avenidas para consolidar una sociedad solidaria, sostenida por los juicios morales de sus ciudadanos”, finalizó.