Se trató de un crimen, el caso de la osamenta humana que fue localizada el pasado sábado en el municipio de San Francisco de los Romo.
El cadáver de la víctima ya fue identificado plenamente por sus familiares, aunque la FGE espera los resultados de la prueba de ADN para confirmarlo.
Sin embargo, las primeras investigaciones que realizan agentes de la FGE, hacen presumir que la muerte de esta persona se trata de un asesinato.
La víctima ha sido identificada por sus familiares como Fernando Saúl, un joven de 23 años, con domicilio en la colonia Palomino Dena y quien estaba reportado como desaparecido desde el pasado 29 de octubre del 2016.
El cadáver en completo estado de putrefacción y devorado por animales, fue localizado el pasado sábado por unos jovencitos, en un predio ubicado por el rumbo del poblado de Loretito, en el municipio de San Francisco de los Romo.
El joven Fernando Saúl fue identificado parcialmente por su familia, en base a los restos de una camiseta que vestía y a sus piezas dentales.
Sin embargo, los restos del joven no han sido entregados a sus familiares y permanecen depositados en el Semefo, hasta que la Dirección de Servicio Pericial obtenga los resultados de las pruebas de ADN.
Las investigaciones con relación a la muerte de esta persona, son realizadas por agentes del Grupo Exterior “Pabellón de Arteaga” y el Grupo Homicidios de la PME.
El joven Fernando Saúl fue reportado como desaparecido desde el pasado 29 de octubre del 2016, cuando salió de su domicilio ubicado en la colonia Palomino Dena.
Según le comentó a su mamá, quien fue la última persona que lo vio con vida, es que iba a reparar una tablet de su propiedad.