Un aparente auto-robo fue lo que en realidad ocurrió el pasado martes en el municipio de Calvillo.
Sin embargo, ante la negativa de la supuesta víctima de presentar una denuncia penal, es que la Fiscalía General del Estado no inició investigación alguna.
El pasado martes por la tarde, una mujer denunció inicialmente que había sufrido un robo con violencia, después de haber retirado fuerte suma de dinero, de la sucursal Banco Banorte que se ubica en la Zona Centro del municipio de Calvillo.
Inicialmente, la víctima narró que había sido interceptada por dos sujetos desconocidos, uno de los cuales la amagó con una navaja y la despojaron de 50 mil pesos en efectivo que había retirado de la sucursal bancaria.
Sin embargo, cuando policías preventivos de Calvillo atendieron el reporte del supuesto asalto, la víctima cambió su versión.
Informó que en realidad había sido víctima de un robo tipo “pacazo” en la calle Matamoros de la Zona Centro, ya que mediante engaños, dos personas desconocidas la habían despojado de 13 mil pesos en efectivo, que momentos antes había retirado de una sucursal bancaria.
Durante el interrogatorio que los policías preventivos le realizaron a la supuesta víctima, advirtieron algunas contradicciones en su narración.
Algo que también despertó las sospechas, es que el supuesto atraco había ocurrido en pleno Centro Histórico de Calvillo y por la hora en que ocurrió, había bastante movimiento de personas que pudieron haber sido testigos, pero nadie se percató de lo ocurrido.
Sin embargo, al continuar con el protocolo correspondiente, los policías preventivos de Calvillo trasladaron a la víctima hasta las oficinas de la Agencia del Ministerio Público de Calvillo, a fin de que presentara la denuncia penal correspondiente y se iniciara una Carpeta de Investigación.
Pero cuando los agentes del Grupo Exterior “Calvillo” de la PME procedieron a interrogar a la mujer para iniciar las investigaciones correspondientes, simplemente la víctima se negó a presentar denuncia y se retiró de las oficinas.