El niño Saúl Moisés Monroy Ramos participó por primera vez del banquete del Señor, sacramento que tuvo lugar en la santa misa celebrada en el templo de Nuestra Señora del Rosario.
Con la presencia de sus padres, Moisés Monroy y Laura Ramos, Saúl Moisés agradeció a Jesús el don de la vida y junto con el clérigo, ofreció al cielo una bella oración, a la que se unieron además, sus padrinos, Louis Becerra y Cynthia Ramos.
Estos últimos, fueron llamados por el oficiante, para que abrazaran con la luz del cirio pascual a su ahijado y ante Dios sellar su compromiso de velar por el pequeño y apoyar en lo necesario a los progenitores de Saúl Moisés, en su formación cristiana.
A la santa misa asistieron también familiares y amigos convocados a formar parte de este hermoso encuentro con Jesús Eucaristía y con una enorme alegría, participaron recibiendo la sagrada comunión.
Saúl Moisés tuvo la dicha de comer el pan de vida y del cáliz, beber de la sangre de Cristo.
Luego de concluir la ceremonia religiosa, el Cortijo Los Sabinos abrió sus puertas para llevar a cabo el festejo en honor al neocomulgante y a su familia.

Compartir
Artículo anteriorBautizan a Mateo
Artículo siguienteFestejo de amor