La Policía Preventiva Municipal brindó orientación a tres personas afectadas y frustró igual número de extorsiones telefónicas.
Sobre el primero de los casos, la dependencia precisó que alrededor de las 11:35 horas atendieron reporte de extorsión en el fraccionamiento Municipio Libre. Ahí entrevistaron a una mujer, la cual confirmó que recibió llamada telefónica del número 33 37-93-38-00. Le habló un sujeto desconocido, solicitando el celular de su hermano de la ofendida y al negarse, el presunto hampón empezó a amenazarla. Le dijo que “no se la iba a acabar” y que sabía en dónde vivía. La ofendida colgó el teléfono y de inmediato pidió ayuda a la policía. Los oficiales la asesoraron para que actuara como lo exigían las circunstancias. El frustrado extorsionador ya no volvió a llamar.
Aparte, recibieron otra llamada sobre intento de extorsión pero ahora en la calle Jaltomate del fraccionamiento Ojocaliente. Ya en el domicilio dialogaron con un vecino. Comentó que recibió la llamada telefónica desconociendo el número, ya que no tiene identificador de llamadas.
El delincuente que le habló se ostentó como miembro de un grupo delictivo y le exigió depósito de 3 mil pesos. Además le advirtió que en una hora le marcaba para darle el número de cuenta, y que sabía que contaban con dinero. El vecino agraviado por supuesto que se inquietó, pero hizo lo correcto al llamar de inmediato a Seguridad Pública Municipal. Los oficiales le indicaron que no depositara dinero y que no diera mayor importancia a las llamadas del hampón.
Finalmente, en el fraccionamiento Ojo de Agua entrevistaron a una persona de los habitantes de ese sector. Reportó que mediante llamada telefónica le dijeron que tenía que depositar fuerte cantidad de dinero, a cambio de que liberaran a su esposo. Que lo tenían secuestrado. La señora llamó a la Base Operativa, solicitó orientación y se enteró sobre cómo proceder. Entre otras medidas, llamó a su esposo y constató que éste se encontraba sano y salvo.