Instantes de pesadilla. Eso fue lo que experimentó una señora al recibir amenazante llamada de un extorsionador. Vía telefónica le dijo que minutos antes secuestró a su hija -de la afectada- y que si no depositaba determinada suma de dinero, la mataría.
La señora optó por pedir ayuda a la Policía Estatal y esta decisión evitó que se consumara el ilícito. Localizaron a la hija, sana y salva.
La Secretaría de Seguridad Pública del Estado dio a conocer que la señora agraviada, de 49 años de edad, es empleada en una tienda Oxxo. Su hija, de 26 años, también trabaja pero en otro lugar.
Al exponer los hechos, comentó que en determinado momento recibió misteriosa llamada telefónica. Desconocido sujeto le dijo que habían privado de la libertad a su hija y que si deseaba verla nuevamente con vida, tenía que depositarles fuerte suma de dinero.
El hampón le ordenó que efectuara el envío en la misma tienda Oxxo, vía electrónica. Más aún, que aprovechando la oportunidad también pusiera recargas al número celular del que le estaban llamando.
La señora fue presa de la comprensible angustia y no era para menos .No obstante, se inclinó por confiar en los policías estatales. Les llamó y los puso al tanto de los hechos. Y así, mientras unos oficiales atendían y orientaban a la desesperada mujer, otros se encargaron de visitar del centro de trabajo para ubicar a la hija. Ahí estaba. Ilesa y concentrada en sus actividades.
Le pidieron que los acompañara para que de manera personal se encontrara con su madre. De esta forma se puso freno al enésimo intento de extorsión telefónica. Huelga mencionar que datos generales de las víctimas se omiten por obvias razones de seguridad.