Fuerte movilización policial provocó una joven que, presuntamente, se dedica al robo domiciliario. La sorprendieron en flagrante allanamiento; en la casa desapareció el dinero en efectivo, los muebles y aparatos ya estaban en montón para ser sustraídos. Tal circunstancia dio pie a la sospecha de que la mujer no estaba sola. Que esperaba a uno o más cómplices. Esta vez, les falló el golpe.
El saqueo estuvo a punto de consumarse totalmente en el municipio de San Francisco de los Romo. Policías estatales y municipales efectuaban recorrido de vigilancia en el fraccionamiento La Rivera. En determinado momento atendieron reporte de la familia afectada, la cual habita en la calle Arocutin.
Dijeron a los oficiales que al regresar a su domicilio escucharon ruidos extraños en el interior y temían que hubiese personas ajenas, posiblemente ladrones.
El reporte provocó inmediata movilización de los oficiales, hasta ese instante ignoraban a qué se enfrentarían. Mientras unos revisaban por el frente, otros subieron a la azotea. La tensión iba en aumento. Con la autorización de los dueños del inmueble, al abrir la puerta encontraron en el interior a una joven, de 19 años de edad.
Los afectados dijeron que no era familiar, tampoco amiga ni vecina conocida. Se procedió al arresto, en tanto que la familia empezó a revisar pertenencias y detectaron el faltante de mil 600 pesos en efectivo. Además, todos sus muebles y aparatos se encontraban en amontonados. Al parecer para echarlos a una camioneta que jamás llegó porque la policía ya estaba en el lugar.
La joven fue entrevistada pero se limitó a permanecer callada. Fue turnada al ministerio correspondiente.