Heriberto Alcalá Guerrero

En la madrugada, elementos de la Policía Estatal lograron frustrar otro atraco al tren carguero. Varios sujetos aprovecharon el momento en que se detuvo el ferrocarril para efectuar maniobras; empezaron a sustraer llantas y baterías, sin embargo, se vieron obligados a abortar el golpe porque se acercaban las unidades policiales. Huyeron a bordo de varios vehículos y abandonaron el botín.
La Secretaría de Seguridad Pública del Estado dio a conocer que los hechos se suscitaron en la primeras horas de ayer, en el municipio de San Francisco de los Romo. A altas horas de la noche el tren se detuvo en los patios de maniobras y entonces entraron en acción los ladrones.
Amparados en la oscuridad de la noche y en el factor sorpresa, iniciaron el rápido atraco. En un abrir y cerrar de ojos ya habían sustraído 11 llantas con rin, cinco baterías para automóviles y dos paquetes de costales vacíos.
Apenas empezaban a despacharse a manos llenas cuando se dieron cuenta de que se acercaban las patrullas de la Policía Estatal. No era que los habían delatado o descubierto; los oficiales efectuaban operativo nocturno de vigilancia.
Los delincuentes optaron por poner tierra de por medio. El “cabecilla” de la banda dio la orden de retirarse y dejaron el botín. Al parecer se dieron a la fuga a bordo de dos vehículos, un Stratus o Neón color gris y una camioneta Nissan color rojo.
La retirada, con evidente precipitación, no pasó desapercibida para los policías estatales y de inmediato frenaron para indagar si había alguna novedad en los patios. Junto con los empleados de seguridad privada se dieron cuenta de que, en efecto, el atraco estuvo a punto de consumarse. Ahí estaban los neumáticos y las baterías.
Luego efectuaron operación de rastreo pero no, ya no fue posible ubicar a los presuntos ladrones.