Un intento de extorsión telefónica fue frustrado por policías preventivos municipales de Aguascalientes, al ayudar a un huésped de un hotel de la ciudad, el cual estaba siendo intimidado por un sujeto que se identificó como comandante del grupo delictivo de “Los Zetas”.
Fue el pasado viernes, cuando policías preventivos se dirigieron al Hotel City Express, ubicado en la avenida Ayuntamiento de la colonia Obraje.
Lo anterior, debido a que el encargado de seguridad de dicho hotel, reportó que uno de los huéspedes estaba siendo víctima de una extorsión telefónica.
Los policías preventivos se entrevistaron con la víctima, quien les comentó que había recibido una llamada telefónica de una persona del sexo masculino, que se identificó como comandante del grupo delictivo “Los Zetas”.
El desconocido le comunicaba que en el estacionamiento del hotel estaba un vehículo en color rojo, con hombres fuertemente armados, por lo que tenía que depositar una importante suma de dinero o de lo contrario lo iban a secuestrar.
Al escuchar lo anterior, el huésped colgó la llamada telefónica y lo comunicó al personal del hotel, quien a su vez solicitó la intervención policiaca, al tiempo que le sugerían a la víctima que no saliera de su habitación.
Cabe destacar, que los policías preventivos revisaron minuciosamente el estacionamiento del hotel, sin que se localizara ningún vehículo con las características del señalado.

SUPUESTO “LEVANTÓN” PROVOCA MOVILIZACION
El pasado viernes por la mañana se registró una movilización de policías estatales y policías preventivos, en el Blvd. Luis Donaldo Colosio.
Y es que personas que en esos momentos pasaban por el lugar, reportaron que momentos antes, una persona del sexo masculino llegó al estacionamiento de una empresa de seguros.
Al momento de descender de su camioneta Ford Pick up, color rojo, modelo 1993 y placas de circulación de Aguascalientes, fue interceptado por dos hombres que llevaban pistolas tipo escuadra.
El conductor de la camioneta Ford Pick up comenzó a gritar pidiendo ayuda, pero decidieron no intervenir al observar que los dos hombres iban armados.
Señalaron que los desconocidos subieron violentamente a dicha persona, a una camioneta Dodge Ram, Pick up, color blanco y vidrios polarizados, alejándose rápidamente del lugar.
Los policías estatales y policías preventivos detectaron abandonada la camioneta Ford Pick up, por lo que implementaron un operativo de búsqueda, pero no se logró ubicar a los sospechosos.
Sin embargo, más tarde, se informó que se trataba de policías ministeriales y que habían cumplimentado una orden de aprehensión, por lo que se descartó algún “levantón”.