RÍO DE JANEIRO, Brasil.- Alfredo Castillo y los jueces de los clavados sincronizados femeniles vieron dos competencias diferentes.
El titular de la Conade añadió ayer un capítulo más a la controversia que mantiene con la FINA al explotar contra los oficiales que sancionaron la competencia donde Paola Espinosa y Alejandra Orozco terminaron sextas.
Si bien la dupla tricolor tuvo una actuación irregular en la fosa brasileña, el funcionario consideró que no merecía las calificaciones que les otorgaron, pues otras duplas tiraron con menos técnica y limpieza y recibieron puntuaciones altas.
“Estoy muy molesto con el jueceo y espero que el Comité Olímpico levante una queja, lo dudo, pero lo espero y que se vea que hoy no se calificó igual a como tiró el equipo mexicano que otras naciones, aunque sabemos que en los deportes de apreciación este tipo de cosas pasan”, externó Castillo en entrevista con Grupo REFORMA.
– ¿Atribuye esto al problema que tiene Conade con la FINA por la demanda por la cancelación del Mundial de Natación?
“Sí, pero además no es que lo diga yo, no me quiero curar en salud, todos los que están aquí lo vieron. Hoy no había clavado que no pudieran tener un 9 y de repente les ponen 4.5, y luego otros clavados muy mal hechos por otros países y hasta de 7.5, no se trata de demeritar a las personas que ganaron, pero le metes una presión adicional cuando sabes que tienes al secretario general de la FINA (Cornel Marculescu, director ejecutivo) al lado de los jueces y es con quien tenemos el pleito personal”, añadió.
Castillo reconoció que se perdieron oportunidades de medalla tanto en clavados, con Paola y Alejandra y la dupla de Germán Sánchez e Iván García, así como en tiro con arco por equipos femenil, pero descartó que esa sea le tendencia de la delegación tricolor en los escenarios brasileños para las siguientes jornadas.
“Creo que la única tendencia es que en dos días, en dos disciplinas que somos muy fuertes, tuvimos factores externos que nos perjudicaron. Falta taekwondo, triatlón Lupita González en los 20 kilómetros de caminata, más clavados con Rommel y Jahír, y el resto de los clavados en las pruebas individuales”, apuntó.